Publicado el 10 de nov de 2012 7:43 am |

  comentarios

(Bagdad, 10 de noviembre. AFP) Irak anuló un contrato de 4.200 millones de dólares (3.300 millones de euros) para comprar armas a Rusia, alegando sospechas de corrupción, dijo un portavoz del primer ministro Nuri al Maliki el sábado.

Esta venta hubiera transformado a Rusia en el segundo suministrador de armas de Irak, detrás de Estados Unidos.

“Se ha cancelado el acuerdo”, dijo Ali Musaui a la AFP. “Cuando Maliki volvió de su viaje a Rusia, tenía sospechas de corrupción, por lo que decidió revisar el acuerdo. Hay una investigación en marcha”, añadió.

Musaui no quiso revelar la identidad de las personas que están siendo investigadas ni si Irak pretende renegociar el contrato firmado con Moscú.

El contrato fue suscrito el mes pasado con motivo de una visita de Maliki a Rusia. Moscú había anunciado haber firmado con Irak diversos contratos sobre venta de armamento por un valor superior a los 4.200 millones de dólares, a principios de octubre, en momentos en que Maliki estaba de visita en Moscú.

No obstante, Rusia no había brindado detalles sobre estas compras. Según el diario económico ruso Vedomosti, se trataba, entre otros, de 30 helicópteros Mi-28 y 42 sistemas de misiles tierra-aire Pantsir-S1.

Moscú había anunciado haber firmado con Irak diversos contratos sobre venta de armamento por un valor superior a los 4.200 millones de dólares

Durante la gira europea de Maliki, la República Checa también había anunciado que Irak le compraría 28 aviones subsónicos checos de entrenamiento de tipo L-159, en su versión dos plazas, por cerca de 1.000 millones de dólares (770 millones de euros).

Cerca del 80% de los componentes del L-159 en servicio proceden del extranjero, en particular de Estados Unidos.

Durante esta visita a Praga, el mes pasado, Maliki dijo que Irak negociaba también la compra de aviones supersónicos estadounidenses F-16.

Moscú esperaba desarrollar sus intercambios con Bagdad en materia de defensa y seguridad. En mayo de 2011, durante una visita a Irak del ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov, éste se había pronunciado por el fortalecimiento de la cooperación bilateral en materia de seguridad.

Moscú está buscando nuevas alianzas regionales, en momentos en que su único aliado árabe, el régimen sirio de Bashar al Asad, enfrenta una rebelión armada.

Irak, cuyas tropas ya no están respaldadas por las fuerzas estadounidenses tras su retirada en diciembre de 2011, carece de medios para proteger sus fronteras y depende de las entregas de armas de Washington.

“La base de nuestro armamento es estadounidense, pero si tenemos que comprarles a otros países, lo hacemos”, había explicado un asesor en materia de seguridad nacional, Safa Husein, el mes pasado en una entrevista con la AFP.

“Los programas estadounidenses han resultado un poco lentos. No podemos seguir teniendo deficiencias de esa índole en nuestros equipos militares. Los estadounidenses lo entienden”, había agregado.