Publicado el 11 de nov de 2012 5:54 pm |

  comentarios

Foto: El Mundo

(Caracas, 11 de noviembre – Noticias24).-Vendo uno de mis riñones por amenaza de desahucio“, reza el anuncio publicado en internet por M., una mujer española de 44 años cuya identidad no fue revelada por El Mundo a petición de la propia protagonista.

El terminar un matrimonio de “terror” la ha llevado a una situación de desespero tal que ha puesto a la venta no solo uno sino todos los órganos no vitales de su cuerpo. “Es lo único que tengo”, dice angustiada.

Hace unas semanas recibió una orden de desalojo que las dejará sin techo a ella y a su hija de 22 años, quien sigue estudiando.

Quien reclama la vivienda no es un banco, sino la ex pareja de M., propietario del inmueble en el que viven las dos mujeres. El “infierno” llevó a M. a interponer una denuncia por malos tratos cuando ya no podía más, pero el juez absolvió a su ex pareja.

Ella y su hija subsisten con los 426 euros que cobra del Programa de Renta Activa de Inserción y de una pensión de orfandad que tiene su hija, tras fallecer su padre biológico. A pesar de su juventud, M. tiene certificado un 66% de invalidez, por una lesión de espalda. Sólo busca soluciones a la vida de su hija, porque la suya, afirma, “ya no le importa nada”.

Tras contactar con las administraciones públicas para exponer su situación, los representantes del Ayuntamiento le ofrecieron una vivienda en alquiler, por la que tendría que pagar una pequeña renta. Cuando M. expuso que había puesto a la venta sus órganos, lejos de disuadirla, los asesores respondieron: “usted es libre de llegar hasta donde quiera llegar con su vida”.

La protagonista de esta historia podría enfrentarse hasta 12 años de cárcel si lleva a cabo su propósito de vender parte de sus órganos. El Código Penal español introdujo en 2009 una reforma para establecer como delito el tráfico ilegal de órganos humanos.

Con información de El Mundo.