Publicado el 13 de nov de 2012 11:53 am |

  comentarios

(Caracas, 13 de noviembre. Noticias24) – En muchos países el martes 13 es considerado como un día de mala suerte, lo que nos hace recordar las numerosas supersticiones en las que algunas personas creen y el origen de las mismas.

El número 13

El paradigma de las supersticiones. Muchos atribuyen el orígen de este temor a las trece personas que había en la última cena, de las que dos murieron al día siguiente.

En muchos países se evita el 13 para eventos deportivos, números de pisos y casas, el asiento de los aviones o incluso en la lotería.

Martes/viernes 13

El martes 13 es el día de la mala suerte en España y la mayoría de países de América Latina. En los países anglosajones sin embargo, ese día corresponde al viernes 13.

En esos días hay muchos que evitan viajar o realizar actividades que impliquen cualquier riesgo, aunque sea mínimo. El miedo al martes 13 se conoce como Trezidavomartiofobia.

Pasar por debajo de una escalera

El origen de esta superstición es religioso. Una escalera apoyada sobre un muro forma un triángulo, y representaría la Santísima Trinidad. Pasar a través de ese triángulo significaría profanar ese símbolo.

El trébol de cuatro hojas

Se dice que un trébol de cuatro hojas encontrado por accidente, dará buena suerte a su portador. Un trébol de estas características es muy raro (1 de cada 10.000). Según la leyenda, cada hoja significa una cosa diferente: esperanza, fe, amor y suerte.

La pata de conejo

Inicialmente la pata que daba buena suerte era la de la liebre, sin embargo la similitud de estos animales hizo que finalmente se adoptara la del conejo.

La superstición surgió de la creencia de que la pata de la liebre curaban la gota y el reuma si estaba intacta. Muchas personas tienen una como llavero o amuleto.

Tocar madera

Algunos pueblos de la antiguedad rendían culto a los árboles. Se consideraban el principal medio de enviar el mal a la tierra. Más tarde se adaptó a la creencia de que al ser el material con el que estaba hecha la cruz de Jesús, y que al tocarla desterraba al mal del lugar.

El color amarillo

La religión cristiana relacionaba el color amarillo con el azufre, el material del infierno y el Demonio. Este color se acabó relacionándolo con la traición.

Además durante la Edad Media se usó el amarillo para identificar las aldeas y pueblos infectadas con la peste.

Romper un espejo

Dicen que quien rompa un espejo tendrá siete años de mala suerte. Existía la creencia de que nuestro reflejo en un espejo es una versión del original, y que si sufría daño, nuestra alma también se dañaría.

Derramar la sal

Si alguien derrama la sal en una mesa tiene que coger un poco en la mano y echarla por encima del hombro izquierdo para desterrar la mala suerte.

La sal está presente en varias culturas como un elemento para ahuyentar a los fantasmas y a los demonios.

El gato negro

El gato siempre ha estado relacionado con la brujería y el mal. Durante el siglo XVII el gato negro se consideraba un aliado de las brujas, o incluso una representación animal de estas.

Cuando comenzaron las cazas de brujas en Europa, estos gatos sufrieron también la persecución. Sin embargo hay países que lo consideran un símbolo de buena suerte como Irlanda o Inglaterra.

Con información de lainformacion.com