Publicado el 14 de nov de 2012 3:13 pm |

  comentarios

Foto: DANIEL GARCIA / AFP

(Buenos Aires, 14 de noviembre. AFP) El Gobierno argentino advirtió a Clarín, el mayor grupo multimedia del país, que si no acata las cláusulas antimonopólicas de la ley de medios de 2009 y se desprende voluntariamente de varias licencias de radio y TV, serán puestas en licitación a partir del 7 de diciembre.

“El proceso de transferencia y licitación se iniciará el 7 de diciembre para todos los grupos mediáticos que no hayan presentado su plan de adecuación a la ley para vender licencias, y sólo Clarín es el único que se niega a hacerlo”, dijo el titular de la autoridad reguladora audiovisual, Martín Sabbatella, en rueda de prensa.

Clarín considera que la presidenta Cristina Kirchner intenta acallar a la prensa y afirma en un aviso pago que “la cosa está más que clara, a pesar de tanta confusión. Al Gobierno no le conviene que haya un grupo independiente que cuente lo que está pasando”.

En otro capítulo de la confrontación entre Kirchner y la poderosa corporación, Clarín dice haber acudido a la Justicia “como indica la Constitución. Y lo que la Justicia dijo es que está revisando dos artículos de esa ley (de medios) porque no parecen demasiado justos”.

Sabbatella dijo, en cambio, que “el 7 de diciembre vence el último plazo fijado por la Corte Suprema de Justicia para adecuarse a la ley (sancionada en 2009) y desprenderse de licencias de radio, televisión abierta, televisión por cable y satelital”, como lo señalan los artículos 45 y 161.

“No hay estado de derecho donde alguien dice que no va a cumplir la ley, por encima de una ley votada por amplia mayoría, incluso de la oposición, y por encima de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial”, dijo el funcionario en una antigua sala parlamentaria que data de 1822 y que funciona como museo en Buenos Aires.

Clarín rechaza la cláusula de venta de bienes y licencias audiovisuales por considerar que hay un ataque contra la propiedad privada y la libertad de expresión.

“Hecha la ley, hecha la trampa. Los grupos extranjeros que no producen programación aquí, pueden tener las señales que quieran, 20, 30 o más”, dijo Clarín.

Sabbatella agregó que otros grupos médiaticos que deben adecuarse y desprenderse de licencias “son Telefé (español), DirecTV (estadounidense) y Prisa (español), además de los nacionales Grupo Uno, C5N e Indalo, entre otros.

“Nadie puede tener más del 35% del mercado, según la ley de Medios”, dijo Sabbatella.

Cinco años de batalla entre Gobierno y Clarín

Los conflictos entre la corporación mediática y la presidenta Cristina Kirchner se iniciaron desde que asumió su primer mandato en 2007, y arreciaron cuando el Gobierno intentó sin éxito quitarle o intervenir un servicio de internet, otro de TV por cable y una empresa de papel prensa.

Sabbatella dijo que el objetivo “es que no haya gigantes que tomen todo” y aseguró, ante una pregunta, que el Gobierno “no espera ningún tipo de escenario de violencia” a partir del 7 de diciembre.

“Se abrirá un registro de oferentes, se hará la tasación, se garantizarán los puestos de trabajo y se hará el traspaso al ganador de la licitación, en unos 100 días hábiles, más o menos”, describió el regulador.

En medio del duro enfrentamiento verbal que mantienen casi a diario el Gobierno y Clarín, el oficialismo dio crédito a una denuncia judicial según la cual los dos hijos adoptivos de la directora del diario, Ernestina de Noble, habían sido robados a desaparecidos en la dictadura (1976-1983).

Pero a la luz de los exámenes de ADN, la Justicia dictaminó en favor de la familia que ambos hijos no fueron sustraídos a prisioneros políticos del régimen cuya suerte aún se desconoce.

“La Ley de Medios tal como está escrita y, más aún, tal como está aplicada, lejos de buscar un reparto más democrático busca la hegemonización de los medios audiovisuales del Gobierno a través de distintas herramientas”, dijo en una nota del diario uno de los voceros de Clarín, Martín Etchevers.

Etchevers dijo que “hoy, en términos de mapa mediático, más del 80% de los medios de radio y TV responden directa o indirectamente al Gobierno. ¿De qué lado está la concentración mediática?”.

Al citar ejemplos de la desinversión que marca la ley, Sabbatella dijo que “Clarín tiene el 41% del mercado de radio, el 38% de la TV abierta y el 59% de la TV por cable, cuando el máximo en todos los casos es 35%”.

En el caso de Telefé (grupo español), Sabbatella dijo que “tiene el 45,5% del mercado de TV abierta” por lo que también debe vender para adecuarse al 35%.