Publicado el 15 de nov de 2012 12:19 pm |

  comentarios

Foto: EFE / Oliver Weiken

(Jartum, 15 de noviembre. EFE).- El líder del grupo islamista palestino Hamás, Jaled Meshal, señaló hoy que “la batalla contra el enemigo continúa” tras los últimos ataques israelíes contra Gaza y auguró que “los días de Israel están contados”.

En una intervención ante el II Congreso de movimientos islámicos celebrado en Sudán, Meshal anunció que su grupo seguirá “en el camino de la ‘yihad’ (guerra santa) y la resistencia”, y alabó al líder militar de Hamás en la franja, Ahmed Yabari, asesinado ayer en la ofensiva israelí.

El líder palestino destacó que Yabari contribuyó a la creación de las Brigadas de Azedín al Kasem, el brazo armado de Hamás, y que junto a él murió Mohamed al Hams, otro de sus miembros.

Según Meshal, Israel pretende “fortalecer su defensa contra Gaza”, pero no puede conseguirlo porque Israel no es un país, sino un “ente ilegítimo que ocupa Palestina”.

El dirigente de Hamás valoró la unidad de las fuerzas palestinas frente al ataque israelí y les pidió que luchen “con inteligencia” para vencer a Israel.

Asimismo, agradeció el apoyo mostrado por el presidente egipcio, el islamista Mohamed Mursi, y solicitó a los países árabes que “cambien las normas del juego en la región a partir de ahora” y defiendan la cuestión palestina en el plano internacional.

Por su parte, el presidente sudanés, Omar Hasan al Bachir, condenó la ofensiva militar israelí en Gaza y aseguró que su país siempre apoyará la causa de los palestinos.

Al Bachir participó también en la inauguración del citado congreso, en el que se darán cita durante tres días unos 120 representantes de movimientos islámicos de treinta países árabes y musulmanes.

Entre los asistentes destacan el guía espiritual de los Hermanos Musulmanes en Egipto, Mohamed Badia; y el dirigente del movimiento tunecino Al Nahda Rachid al Ganuchi.

Al menos 13 personas murieron y alrededor de 140 resultaron heridos en la ofensiva iniciada ayer contra Gaza, denominada “Pilar Defensivo” y dirigida contra lo que el Ejército israelí calificó como infraestructura terrorista y almacenes de armas en la franja palestina, gobernada por Hamás.