Publicado el 16 de nov de 2012 6:59 pm |

  comentarios

(Chicago, 16 de noviembre – AFP).- Un joven planeaba abrir fuego durante la proyección de la última película de la saga “Crepúsculo” en un cine de Misuri (medio-oeste de Estados Unidos), pero su madre frustró el plan cuando informó a la policía que su hijo no había tomado la medicación y poseía armas.

La policía encontró el jueves a Blaec Lammers, de 20 años, en un restaurante de comida rápida, después de que su madre hubiera informado que estaba preocupada porque los revólveres que había comprado su hijo eran similares a los utilizados en la reciente masacre durante una proyección de la película “Batman” en Colorado (oeste).

Lammers se dirigió tranquilamente a la comisaría, donde inicialmente dijo a los detectives que había comprado las armas para ir de caza.

Sin embargo, cuando comenzaron a discutir los recientes episodios de tiroteo en Estados Unidos, el joven confesó que tenía “mucho en común” con los tiradores.

“Lammers declaró que era tranquilo, una especie de solitario, había comprado armas de fuego recientemente… y tenía pensamientos homicidas”, escribió el detective Dustin Ross en documentos judiciales.

Más tarde, el joven admitió que había comprado las armas “con la intención de disparar en el cine” en la ciudad de Bolivar, en Misuri, el sábado de noche.

“Blaec Lammers declaró que después comenzó a pensar acerca del tema y se dio cuenta de que podría quedarse sin municiones, por lo que decidió que iría y dispararía a personas en Wal-Mart”, dijo Ross.

El joven aseguró a los oficiales que planeaba “entrar a la tienda y simplemente comenzar a disparar a personas al azar”.

Lammers señaló que había comprado 400 cartuchos de munición y que, si se le acababan, conseguiría más y “continuaría disparando hasta que arribara la policía”, según el informe.

Lammers se iba a entregar cuando llegara la policía, según dijo a los agentes.

El joven fue inculpado por un cargo de amenaza terrorista, uno de atentado y otro de acción criminal armada.

Lammart había sido arrestado previamente en 2009 después de perseguir a un empleado de Wal-Mart dentro de la tienda hasta que la policía llegó y haber declarado que lo quería apuñalar hasta la muerte.