Publicado el 17 de nov de 2012 9:49 am |

  comentarios

Foto: EFE/Ettore Ferrari Ansa

(Caracas, 17 de noviembre – EFE).- El papa Benedicto XVI instó hoy a que en estos tiempos de crisis económica, se evite pensar en la salud como una mercancía y se convierta en un derecho sólo para unos pocos, en su mensaje a los miembros del Pontificio Consejo de los Trabajadores Sanitarios a quienes recibió en audiencia.

Al afirmar que en estos tiempos de crisis económica se “sustraen recursos a la tutela de la salud”, el Papa instó a los hospitales y estructuras de asistencia a que eviten “que la salud, pase de ser un bien universal, que hay que asegurar y defender, a una simple mercancía, sometida a las leyes del mercado y reservada solo para unos pocos”, sentenció.

Benedicto XVI recordó que “no puede olvidarse la atención que necesita la dignidad de la personas que sufren, aplicando también en el ámbito de las políticas sanitarias los principios de subsidiariedad y solidaridad”.

El papa lamentó que mientras aumentan los progresos en el campo técnico-científico y aumenta así la capacidad de curar a los enfermos, “por otra parte parece disminuir la capacidad de cuidar a la personas que sufren”, agregó.

“Parece que se ofuscan los horizontes éticos de la ciencia médica, que corre el riesgo de olvidarse que su vocación es servir a cada hombre y a todo el hombre en sus varias fases de la existencia”, añadió en su discurso.

Para Benedicto XVI “los médicos y aquellos que trabajan en la asistencia sanitaria necesitan una ‘particular vocación’ y que no es un trabajo como otros”; por ello concluyó que “ahora más que nunca, la sociedad necesita buenos samaritanos de corazón generoso y de brazos abiertos”.