Publicado el 22 de nov de 2012 8:54 pm |

  comentarios

Foto: DPA

(Orlando, Estados Unidos – DPA).- La muestra no es completa, pero sí el orden de los países: Un puente separa Reino Unido de Francia y luego le siguen Marruecos e Italia. Quien quiera fotografiarse entre las góndolas, es probable que tenga un pedazo de Japón de fondo.

En Epcot, uno de los parque temáticos que componen Disney World en Orlando, se puede recorrer a pie el mundo entero, aunque todo es un poco diferente a los países de procedencia de sus millones de visitantes: es un poco más colorido, un poco más alegre. En definitiva, un poco más Disney.

Walt Disney adquirió los terrenos a principios de los años 60. Antes había contruido en Anaheim, en California, su primer Disneylandia, que debido a su gran éxito pronto llegó a su límite de capacidad. Por ello, el creador del ratón Mickey, el pato Donald y Pluto decidió construir un parque de atracción que pudiera ampliarse en todas las direcciones. El emplazamiento lo encontró en el centro de Florida.

El Magic Kingdom fue el primer parque que inauguró en 1971 en Orlando. Hoy hay un total de cuatro parques temáticos, dos parques acuáticos y 25 hoteles.

Un poco locos sí que están estos americanos. Tienen Las Vegas, la ciudad de los superlativos, en la que hay hoteles de hasta 5.000 habitaciones y siempre brilla el sol.

Un poco locos sí que están estos americanos. Tienen Las Vegas, la ciudad de los superlativos, en la que hay hoteles de hasta 5.000 habitaciones y siempre brilla el sol. Tienen un Disneylandia en California, el reino indiscutible de los ratones más famosos del mundo. También tienen Nueva York, la “megagran manzana” que no deja ningún deseo por cumplir a la hora de ir de compras. Y por último está Orlando, donde se encuentra todo en el mismo sitio, pero todo un poco más grande.

Junto a Disney World, en la ciudad estadounidense se encuentran dos parques temáticos de los Estudios Universal, Sea World, y todo tipo de parques acuáticos e islas de diversión. Además, hoteles con habitaciones que superan el millar e infinitas posibilidades de salir de compras: dos mercados con productos de fábrica, cada uno con más de 150 comercios, una decena de centros comerciales y boutiques más pequeñas y selectas en barrios más tranquilos como el idílico Winter Park, situado a unos 35 kilómetros de los parques temáticos.

En Winter Park, el visitante se encuentra como en otro mundo. Las personas conversan relajadas en las cafeterías callejeras ante viejas fachadas de piedra, leen el periódico o un libro. Aquí uno se olvida rápidamente de todos los superhéroes de cómic de este mundo. También se puede dar una vuelta en bote por los lagos de alrededor o remar en el lago Eola sin tener que pagar para ello la entrada de un parque de atracciones que cuesta unos 80 dólares por persona.

Pero quien viene a Orlando para subirse a las montañas rusas más altas o nadar junto a los delfines en lagunas artificiales, puede hacerlo hasta la saciedad. Orlando es una de esas ciudades que nunca duermen, y frente a Nueva York tiene una inmensa ventaja: el clima. Hace calor todos los días del año, y eso lo aprecian los turistas. Orlando ya superó hace un par de años a Nueva York en la carrera por el récord de visitantes. En 2010 llegaron por primera vez más de 50 millones de visitantes, y en 2011 otros dos millones más. Apenas un diez por ciento del total son extranjeros. La mayoría viene de dentro de Estados Unidos.

La mayoría de parques están muy bien visitados, pero lejos de Disney y compañía hay otro parque que no tiene nada que ver con el turismo de masas: The Holy Land Experience, una reproducción de Tierra Santa en la que los empleados llevan túnicas y hablan en un tono suave. La mula y el buey descansan sobre una pradera verde. Y se pueden adquirir todo tipo de objetos de culto cristiano.

Una vez al día, a las 15:00, se representa la pasión de Cristo entera en 75 minutos, crucifixión incluida. Es un lugar un poco desconcertante, pero es como muchas cosas en Estados Unidos: Hay de todo y un público para todo. Sobre todo también en Orlando.

Foto: DPA
Foto: DPA
Foto: DPA
Foto: DPA
Foto: DPA