Publicado el 23 de nov de 2012 12:35 pm |

  comentarios

(San José, 23 nov EFE).- Los comercios costarricenses adoptaron nuevamente este año, y con éxito, la costumbre estadounidense del “viernes negro” de ofrecer ofertas, que han hecho a los consumidores abarrotar las tiendas.

Desde antes del amanecer decenas de personas hacían fila a las puertas de los comercios para comprar con descuento todo tipo de artículos, aunque, según reportes de medios locales, lo más buscados fueron los tecnológicos.

Roy Jimémez, quien junto a su familia estaba desde antes de las 06.00 hora local (12.00 GMT) esperando que abrieran una popular tienda de electrodomésticos y tecnología en el sector este de San José, dijo a Efe que su objetivo hoy era comprar una pantalla de LED o plasma a buen precio.

Las tiendas se reservaron hasta hoy los montos de los descuentos, por lo que la mayoría de clientes desconocían antes de llegar a los comercios los precios finales de los productos.

En los centros comerciales la aglomeración de compradores es grande y el tráfico en las calles estuvo hoy más denso de lo que usualmente es un viernes.

Celulares, computadoras, tabletas, televisores y equipos de sonido son los artículos más demandados, aunque las ofertas, en la mayoría de los casos, no superan el 20 % de descuento, explicó a Efe un vendedor.

La fiebre de los compradores en busca de ofertas y de comerciantes a la caza de clientes da en todo el país, por ejemplo, en el Depósito Libre de Golfito, cerca de la frontera con Panamá, que es un sitio especial donde se venden productos sin impuestos.

Los vendedores del depósito acordaron celebrar su “viernes negro” y la respuesta de los consumidores ha sido enorme, con centenares de visitantes que recorren los más de 250 kilómetros desde San José para aprovechar los descuentos y la rebaja en los impuestos.

En la capital, los centros comerciales tienen hoy un horario ampliado, hasta medianoche, para poder recibir a la oleada de compradores que esperan.

La Oficina de Defensa del Consumidor ha hecho un llamado a las personas para que revisen si realmente existe una oferta respecto al precio usual de los productos y a no comprar artículos que realmente no se requieran.