Publicado el 23 de nov de 2012 5:48 pm |

  comentarios

(México, 23 de Noviembre. AFP).- Uno de los dos agentes estadounidenses atacados a balazos en agosto por la Policía Federal de México fingió estar muerto en un intento fallido para detener la agresión, según testimonios judiciales que este viernes se filtran en la prensa mexicana, pese a ser confidenciales.

Pese a que fingió estar muerto en el ataque tras sufrir la primera herida por disparo, uno de los agentes estadounidenses “recibió tres impactos de bala, una le destrozó la mitad de la oreja derecha”, asegura este viernes el portal web de Noticieros Televisa, citando las declaraciones de los agentes.

El 24 de agosto, en la carretera que conecta a Ciudad de México con Cuernavaca (centro), un grupo de policías federales vestidos de civiles inició una balacera contra la camioneta diplomática en que viajaban los agentes estadounidenses Stan Boss y Chase Garner, junto con el militar mexicano Fabián Molina. Por el hecho, 19 elementos de la policía están procesados.

Los testimonios de los agentes estadounidenses fueron filtrados a la prensa mexicana por sus abogados, según un funcionario de la Fiscalía. “La normatividad establece la secrecía (confidencialidad) obligatoria en todo proceso” judicial, dijo a la AFP la fuente, que no comentó los testimonios.

Según el relato publicado por Televisa, tras ser rozado por una bala que le destrozó la oreja derecha, Boss dijo a sus acompañantes que se haría “el muerto” y se dejó caer sobre el manubrio para tratar que los agentes policiacos se detuvieran.

“Sin embargo, no lo hacen y continúan disparándole al vehículo, entonces, mientras disparan, el piloto recibe dos impactos adicionales de bala, uno en el brazo derecho y otro en el muslo derecho”, narró por su parte Garner, quien recibió balas en el brazo y glúteo derechos, citado por el diario Reforma.

La Fiscalía arrestó a 14 policías federales por intento de homicidio, daño a propiedad ajena y falsedad de declaraciones, pues a pesar de cometer los crímenes vestidos de civiles, aseguraron que se encontraban en una misión, portando uniformes.

Además, se emprendieron acciones penales contra cinco mandos de la policía federal, quienes pidieron a los 14 agentes que mintieran.