Publicado el 26 de nov de 2012 2:42 pm |

  comentarios

Foto: LLUIS GENE / AFP

(Barcelona, 26 de noviembre. Dpa).- El jefe del gobierno de Cataluña, Artur Mas, mantiene su apuesta de un referéndum de autodeterminación en la región del noreste de España pese a la fuerte caída que su partido sufrió en las elecciones del domingo al Parlamento catalán.

“La consulta tiene que ir para delante, irá adelante”, dijo hoy Mas en Barcelona, tras analizar con la cúpula de su partido, Convergència i Unió (CiU), los resultados de la víspera.

El jefe del Ejecutivo regional, como ya avanzó el domingo por la noche, buscará el acuerdo con otras fuerzas políticas catalanas tanto para la realización del referéndum que pretende celebrar en la nueva legislatura, como para el gobierno del día a día, ya que su partido carece de mayoría absoluta.

La idea de Mas es que CiU tiene la mayor responsabilidad para gobernar Cataluña e impulsar el referéndum, pero hay otras fuerzas políticas que según él deben compartir la corresponsabilidad

CiU ganó las elecciones autonómicas del domingo pero, con 50 diputados regionales obtenidos, cayó 12 sobre los que tenía y se situó a 18 de la mayoría absoluta que buscaba como aval a su proyecto independentista.

Según Mas, no obstante, “la consulta es una condición a la que no se puede renunciar porque es un mandato claro del pueblo de Cataluña”.

El líder de CiU se ampara para hacer esa afirmación en que en el nuevo Parlamento catalán habrá, sumando todos los partidos a favor de un referéndum de autodeterminación, 87 de 135 diputados regionales que defienden lo que él llama “derecho a decidir”.

Preguntado en rueda de prensa si se ha planteado dimitir tras los resultados obtenidos el domingo, Mas fue rotundo: “Yo nunca me he planteado renunciar por una razón sencilla, porque CiU ha ganado estas elecciones”, dijo. “El resultado no es el que queríamos, es cierto, pero hemos ganado claramente las elecciones”.

La idea de Mas es que CiU tiene la mayor responsabilidad para gobernar Cataluña e impulsar el referéndum, pero hay otras fuerzas políticas que según él deben compartir la corresponsabilidad.

Para ello hablará primero con los independentistas de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), el partido que tradicionalmente ha abanderado las aspiraciones secesionistas de una parte de los 7,5 millones de habitantes de la región y que el domingo se convirtió en la segunda fuerza catalana, al doblar sus escaños de 10 a 21.

Después hablará con los socialistas (PSC), la tercera fuerza tras los comicios, aunque insistió en que no renunciará a la consulta soberanista.

La formación que queda excluida de esas conversaciones que quiere iniciar Mas es el Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy, por razones obvias: se opone frontalmente a un referéndum de autodeterminación y defiende la unidad de España frente a los presupuestos independentistas.

Foto: AFP