Publicado el 29 de nov de 2012 11:51 am |

  comentarios

Foto: EFE/José Jácome

(Washington, 29 nov dpa) – El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, lamentó hoy “profundamente” la decisión del gobierno de Juan Manuel Santos de denunciar el Pacto de Bogotá para retirar a Colombia de la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) a raíz de un fallo territorial que beneficia a Nicaragua.

El jefe de la Organización de Estados Americanos (OEA) admitió que se trata de una decisión legítima, puesto que la denuncia del Pacto “es una opción de los países que está contemplada en su texto”.

Aun así, advirtió de que se trata de un gesto que va en contra de los esfuerzos de los últimos años para alentar a los países del hemisferio a que se “integren” en los instrumentos jurídicos regionales e internacionales construidos, recordó, “con múltiples aportes de todos los países de América”.

De ahí la importancia de “mantener la confianza en el acervo jurídico que los propios pueblos americanos han construido para vivir en paz entre sí por casi un siglo, después de muchos conflictos que nos dejaron como lección que el único camino para la convivencia civilizada está en el derecho y el uso de medios pacíficos”, afirmó.

En este sentido, subrayó asimismo la importancia del “diálogo” en cualquier disputa como la que ahora ha llevado a Colombia a dar el drástico paso jurídico.

“El diálogo para solucionar por medios pacíficos las controversias entre los Estados es la piedra angular que todos debemos acoger como herramienta única en la solución de los problemas que puedan surgir entre los países miembros de la OEA”, sostuvo Insulza.

El origen de la decisión colombiana de denunciar el Pacto de Bogotá está en el fallo de la CIJ que entregó a Nicaragua una vasta zona del mar Caribe en la cual Colombia ejercía soberanía desde 1803.

“He decidido que los más altos intereses nacionales exigen que las delimitaciones territoriales y marítimas sean fijadas por medio de tratados, como ha sido la tradición jurídica en Colombia, y no por sentencias proferidas por la Comisión Internacional de Justicia”, dijo Santos la víspera, al anunciar su decisión.