Publicado el 05 de dic de 2012 6:36 am |

  comentarios

Foto: Juan Mambromata / AFP/ Archivo

(Brasilia, 05 de diciembre. DPA) La XLIV Cumbre del Mercosur se celebrará este jueves y viernes en Brasilia en medio de la expectativa por la anunciada presencia del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y por el lanzamiento del proceso de adhesión de Bolivia como miembro pleno del bloque.

La presencia de Chávez -quien actualmente se encuentra en Cuba para ser tratado de un cáncer en la región pélvica- ha sido anunciada por fuentes diplomáticas brasileñas y venezolanas, que aseguraron que el mandatario viajará a Brasilia directamente desde La Habana para participar por primera vez como socio en una cumbre del Mercosur.

La adhesión de Venezuela al bloque sudamericano fue oficializada en la capital brasileña el 31 de julio pasado por Argentina, Brasil y Uruguay, ya que el cuarto miembro fundador del Mercosur, Paraguay, está suspendido desde junio, luego del juicio político del Congreso que destituyó al presidente Fernando Lugo.

El ingreso de Venezuela fortaleció y amplió el bloque que, según datos divulgados por Brasil, pasó a representar una población de 275 millones de personas (un 70 por ciento de Sudamérica), un territorio de 12,7 millones de kilómetros cuadrados (un 83 por ciento del subcontinente) y un Producto Interno Bruto (PIB) de 3,32 billones de dólares (el 83 por ciento de la región).

La presencia de Chávez ha sido anunciada por fuentes diplomáticas brasileñas y venezolanas

El otro tema central de la conferencia será el debate en torno a la invitación hecha a Bolivia y Ecuador para que se sumen como socios plenos del Mercosur.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, ya anunció que aceptará la propuesta, pero afirmó que ello no hará que el país abandone la Comunidad Andina de Naciones (CAN).

Según la ministra de Comunicación de Bolivia, en la cumbre de Brasilia Morales “manifestará la voluntad política de que sí queremos estar en el Mercosur, lo que no significa abandonar otros procesos de integración como la CAN”.

Sin embargo, analistas políticos advierten que la pertenecencia de un país a la CAN y el Mercosur genera problemas, en especial en lo que se refiere al sistema arancelario, que es diferente en los dos bloques.

Además, subsisten en medios diplomáticos dudas jurídicas sobre la validez del lanzamiento del proceso de adhesión de Bolivia, si no es aprobado por Paraguay, el socio que está suspendido, pero que podría ser reincorporado al Mercosur después de las elecciones presidenciales previstas para abril del próximo año.

Fuentes del gobierno brasileño expresaron a la agencia oficial ABR que la incorporación de Bolivia, así como la de Ecuador, forma parte de la agenda de la conferencia, aunque “no hay perspectivas de que sea adoptada una decisión definitiva en Brasilia”.

La cumbre -de ministros de Relaciones Exteriores el jueves y mandatarios el viernes- representará además una oportunidad para debatir temas ligados al comercio intrabloque -afectado por roces entre los dos principales socios, Argentina y Brasil- y también las negociaciones del Mercosur con miras a la firma de un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea (UE).

El gobierno uruguayo anunció esta semana que buscará dar nuevo impulso a las negociaciones con la UE, ya que considera que un acuerdo sería “particularmente relevante” para el país, que a partir del 1 de enero de 2014 dejará de ser beneficiario del sistema generalizado de preferencias del bloque europeo.

Según el director general para Asuntos de Integración del Mercosur de Uruguay, Álvaro On, “es necesario avanzar en las negociaciones para mantener el acceso al mercado europeo, en particular mediante la producción de cítricos, cuero y pesca, ya que son usuarios intensivos del sistema generalizado de preferencias”.

Además de los temas políticos y comerciales, los gobernantes del Mercosur debatirán medidas para aumentar la participación del sector privado en el proceso de integración, un tema que será tratado en el Foro Empresarial del Mercosur, que se realizará simultáneamente en Brasilia.

Por Diana Renée (dpa)