Publicado el 07 de dic de 2012 9:10 pm |

  comentarios

(Washington, 7 de diciembre – EFE).- El Servicio Secreto de EE UU reconoció hoy que en 2008 perdió en el metro de Washington dos copias de seguridad de sus ordenadores con información, incidente que salió a la luz durante una investigación sobre sus procedimientos.

El portavoz del Servicio Secreto, Ed Donovan, señaló en un comunicado que se informó entonces a la oficina del inspector general de autoridades y descartó que la pérdida supusiera una ruptura de la seguridad, ya que las copias estaban protegidas.

Las copias incluían información personal sobre empleados, contactos e incluso informantes, según indicaron fuentes de seguridad y del Congreso a la cadena Fox.

Las copias incluían información personal sobre empleados

Un empleado de una empresa privada subcontratada por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), del que depende el Servicio Secreto, olvidó el material en un vagón del metro en febrero de 2008 cuando lo trasladaba a unas instalaciones para su almacenamiento.

El Servicio Secreto indicó que las memorias “no estaban marcadas o identificadas” de una manera específica que se pudieran reconocer y la información estaba encriptada, por lo que no se podía acceder sin los códigos ni el equipo necesario.

No obstante, dos fuentes del Servicio Secreto con conocimiento del caso discreparon y señalaron a la cadena Fox que se trataba de una encriptación “básica” y que “no hacía falta ser un genio para descifrarla”.

Miembros del Congreso denunciaron que el Servicio Secreto no cumplió

Miembros del Congreso denunciaron que el Servicio Secreto no cumplió con el procedimiento de notificación y respuesta ante incidentes en los que se pierde información relativa a la identificación personal.

El Servicio Secreto está siendo investigado después de que 13 de sus empleados se vieran implicados en un escándalo de prostitución durante la visita del presidente de EE UU, Barack Obama, a Cartagena de Indias (Colombia), en abril pasado.

Ocho de los agentes fueron expulsados del servicio, dos han apelado y otros tres fueron exonerados.