Publicado el 07 de dic de 2012 10:02 pm |

  comentarios

La representante de Suecia. Foto: Reuters

(Doha, 7 de diciembre-Reuters).- Las peleas en torno a la ayuda al mundo en desarrollo y el fracaso de los países ricos para marcar objetivos más duros en la lucha contra el cambio climático amenazan con sabotear las conversaciones de la ONU entre 200 países en el último día de la cumbre, el viernes.

Se espera que la reunión iniciada hace dos semanas se prolongue durante la noche hasta el sábado

Naciones Unidas intentó suavizar las ya modestas expectativas para la cumbre de dos semanas en Doha, que aspira a extender el Protocolo de Kioto, un plan de Naciones Unidas que obliga a 35 naciones desarrolladas a recortar sus emisiones de dióxido de carbono y que expira a final de año.

“Nunca va a haber ambición suficiente”, dijo a Reuters Christiana Figueres, responsable del secretariado de Cambio Climático de la ONU, sobre los esfuerzos por evitar más sequías, inundaciones, olas de calor y subidas del nivel del mar.

“El hecho es que la respuesta de la política internacional está fundamentalmente rezagada en relación con donde la ciencia dice que estamos. Si miras a la diferencia, siempre va a haber un retraso. Esa es la frustración”, explicó.

Se espera que las emisiones de gases de efecto invernadero suban un 2,6 por ciento este año, impulsadas principalmente por naciones emergentes lideradas por China e India, que dicen necesitar la quema de combustibles fósiles para poner fin a la pobreza.

Estados Unidos, Europa y otras naciones desarrolladas, que se enfrentan a una crisis económica en casa, se han negado a establecer un calendario para multiplicar por 10 sus ayudas y alcanzar los 100.000 millones de dólares anuales prometidos a partir de 2020 para ayudar a los países en desarrollo a limitar sus emisiones y lidiar con los efectos del cambio climático.

“Les insto y les suplico que las próximas horas sean las últimas”, dijo el presidente de la conferencia, Abudla bin Hamad al Atiya, anunciando una nueva reunión a las 23.00 hora local, para abordar un paquete de acuerdo que describió como “Portal Climático Doha”.

Se espera que la reunión iniciada hace dos semanas se prolongue durante la noche hasta el sábado.

En una señal de avance, las naciones asistentes acordaron un borrador de calendario el viernes por la noche para trabajar en un nuevo acuerdo global de la ONU contra el cambio climático para el 2015, que entre en vigor en el 2020.

China fracasó en su intento de introducir palabras que habrían extendido una antigua división del mundo entre países desarrollados con “compromisos” para recortar sus emisiones y países en desarrollo con menos estrictas “medidas”. En su lugar, todas tendrán “medidas reforzadas”.

Kioto

Las naciones pobres también han acusado a los ricos de su reticencia a extender el Protocolo de Kioto, que requiere a sus firmantes que recorten las emisiones en una media de un 5,2 por ciento por debajo de los niveles de 1990 entre el 2008 y el 2012.

“Hay una profunda decepción” por la falta de acción de los países desarrollados para mantener sus promesas pasadas, dijo Tony de Brum, de las Islas Marshall, portavoz de la Alianza de Pequeñas Islas Estado.

Un comité de expertos climáticos de la ONU ha dicho que las emisiones de gases de efecto invernadero deberían tocar techo en 2015 para evitar los peores efectos del cambio climático. Los borradores de Doha sólo dicen que deberían tocar techo “tan pronto como sea posible”.

“¡Rechacen los textos!” exclamaba un grupo de manifestantes bajo una escultura metálica con forma de araña de 10 metros de alto, en el corazón del enorme centro de conferencias de Doha. El acuerdo propuesto, señalaron, es demasiado flojo como para ayudar al clima.

“Lo que nos falta aquí es ambición”, dijo Claudia Salerno, de Venezuela.

Dando un paso adelante, la Comisión Europea dijo que los países de la UE han resuelto una vieja disputa sobre los permisos soberanos de sobreproducción de polución, que habían entorpecido las conversaciones en Qatar.

El acuerdo, que intenta mediar en un conflicto entre la mayoría de los países de la UE y Polonia, restringiría el uso de créditos de sobreproducción de dióxido de carbono establecidos en el Protocolo de Kioto en un nuevo periodo más allá de 2012, pero no los cancela.

El texto de Kioto se ha visto debilitado por la salida de Rusia, Japón y Canadá, por lo que sus partidarios se reducen a un grupo liderado por la UE en el que están Australia y Suiza, que supone menos del 15 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Estados Unidos nunca ratificó Kioto. Los países en desarrollo dicen que el tratado es un paso vital hacia un nuevo acuerdo de la ONU, que debería cerrarse en el 2015 para entrar en vigor en el 2020.

Por Regan Doherty y Daniel Fineren