Publicado el 08 de dic de 2012 7:08 am |

  comentarios

Video: AFP / 8 de noviembre de 2012

(Manila, 8 dic EFE).- El presidente de Filipinas, Benigno Aquino, declaró hoy el estado de calamidad nacional, como consecuencia de los daños causados por el tifón “Bopha” que cruzó el país entre el martes y el jueves y dejó 459 muertos y 5,4 millones de afectados en 26 provincias.

Fuentes de la Presidencia indicaron que la proclamación permitirá agilizar la utilización de los fondos oficiales, la concesión de préstamos a intereses preferenciales y controlar los precios de los alimentos en las zonas más castigadas, entre otras cosas.

Las regiones de Mindanao (sur) y Visayas (centro) son las más castigadas por el tifón, que entró en el país con vientos sostenidos de 175 kilómetros por hora y copiosas precipitaciones.

El estado de calamidad se aplicó los primeros días en las provincias del Valle de Compostela, Davao Oriental y Surigao del Sur, en Mindanao, de donde son la casi totalidad de las víctimas mortales.

Los últimos datos del Consejo Nacional de Prevención y Respuesta a los Desastres incluyen 212.323 personas acogidas a 297 centros de evacuados y necesitan agua potable, alimentos, ropa y medicinas.

Aún siguen sin luz 35 municipios y continúan intransitables 16 carreteras y 18 puentes.

Foto: EFE/10 DIVISIÓN DE INFANTERÍA EJÉRCITO DE FILIPINAS

“Pablo”, el nombre local que le dieron los filipinos al huracán, destruyó 21.465 casas y causó destrozos en otras 16.711.

Los daños provisionales a la agricultura y las infraestructuras superan los cien millones de dólares.

Las prioridades de las autoridades son atender a las personas desplazadas, localizar a los desaparecidos y restablecer las comunicaciones y los servicios.

“Bopha” ha resultado ser el peor tifón que ha visitado el país este año y cierra una temporada que empieza por lo general en junio y concluye en noviembre.

El año pasado ocurrió algo parecido con “Washi”, que visitó inesperadamente Filipinas la semana anterior a Navidad y mató a unas 1.200 personas.

La deforestación, la proliferación de las minas ilegales, la falta de infraestructuras y el chabolismo incrementan los efectos devastadores de los tifones y las inundaciones que afectan durante la época del monzón a Filipinas.