Publicado el 08 de dic de 2012 4:36 pm |

  comentarios

Foto: Thos Robinson/Getty Images for Louise Blouin Group/AFP

Tegucigalpa, 8 dic (EFE).- El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, reafirmó hoy que personas ligadas a la empresa privada del país y magistrados de una sala de la Corte Suprema pretenden “desestabilizar” la institucionalidad de esta nación y les advirtió que si no desisten de su plan “se van a arrepentir”.

“Don Jorge Canahuati (presidente de la junta directiva del grupo editorial Opsa), dos empresarios (que no identificó) y los magistrados de la sala de lo Constitucional están en una colusión para atentar contra la institucionalidad” del Estado, subrayó Lobo hoy en una ceremonia militar en las afueras de Tegucigalpa.

El gobernante agregó que si estas personas “no desisten del plan de desestabilizar a Honduras se van arrepentir, porque el pueblo hondureño va defender su derecho”.

“No hablé de los periodistas de El Heraldo y La Prensa (diarios editados por Opsa), hable de don Jorge Canahuati”, señaló Lobo, quien indicó que lo que estas personas pretenden hacer es “muy delicado”, ya que quieren repetir una crisis como la que en 2009 depuso a Manuel Zelaya del Gobierno.

Lobo insistió en que quien conspira contra él “no es el equipo de El Heraldo y La Prensa, sino el dueño (Canahuati)”.

“No hablé de los periodistas de El Heraldo y La Prensa (diarios editados por Opsa), hable de don Jorge Canahuati”.

“El hecho de congraciarse con los magistrados es porque piensan que en otro tema que ellos ocupan estos magistrados los van acompañar, el plan esta diseñado, y ahí nos vemos en la calle porque esta democracia no nos la van afectar”, advirtió Lobo.

La empresa Opsa, editora de los diarios La Prensa y El Heraldo, publico hoy un comunicado en el que rechaza “categóricamente” las acusaciones “temerarias e intimidatorias” que el gobernante hizo en el mismo sentido el viernes.

“Grupo OPSA lamenta y rechaza profunda y categóricamente las declaraciones del señor presidente Constitucional de Honduras en las que formula acusaciones infundadas, temerarias e intimidatorias que no solo desconciertan a la sociedad, sino hacen peligrar la libertad de expresión”, indica el comunicado de la empresa editorial.

Según Opsa, el mandatario arremetió contra los dos diarios por haber publicado un comunicado de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) donde exigen independencia de poderes en Honduras y que para el gobernante esto se trataba de “una conspiración” en su contra.

La CSJ pidió en un comunicado que “cesen los ataques a la independencia del Poder Judicial y a la institucionalidad democrática” y rechazó cualquier “insinuación” de que la declaración de inconstitucional de las pruebas de confianza a la que son sometidos los policías, como parte del proceso de depuración de la institución, este “parcializada”.

El grupo Opsa también rechaza con “vehemencia” los señalamientos hacia Canahuati y responsabiliza “al Gobierno de Honduras por cualquier situación que ponga en peligro la vida de él, ejecutivos y personal de estos periódicos”, agrega el documento.