Publicado el 11 de dic de 2012 8:23 am |

  comentarios

Foto: AFP

(Caracas, 11 de diciembre. Noticias24).- Recientes estudios arrojaron que el 10% de los españoles, 12% de los estadounidenses, 13% de los rusos y 20% de los chinos creen en la profecía maya, cuyo calendario “de la cuenta larga” indica que el próximo 21 de diciembre será el fin del mundo.

Con esta creencia se ha propagado la contrucción de búnkeres en EE UU, la compra de bombonas de oxígeno en Rusia y de velas en China para hacer frente a los “tres días de oscuridad tras el Apocalipsis” que un monje tibetano se encargó de describir y difundir.

Las redes sociales e Internet
se han convertido en las plataformas preferidas para difundir los rumores acerca del fin del mundo, contrariando los argumentos de la Nasa que intenta calmar a la población, pues por esta causa ha aumentado la tasa de suicidios. “Todos los meses recibimos mensajes de adolescentes asustados que están pensando en quitarse la vida antes del 21 de diciembre”, informó David Morrison, astrobiólogo de la agencia espacial norteamericana.

Películas de Hollywood afianzan las supersticiones

Aunque la Nasa se ha encargado de llevar a cabo una campaña que desmienta estas creencias populares, hay una serie de películas super taquilleras que no ayudan a calmar los ánimos. Tal es el caso de “2012″ dirigida por Roland Emmerich y protagonizada por John Cusack, que se centra en las supuestas consecuencias catastrofistas del fin del calendario maya.

Otras de las más populares es “Armageddon” dirigida por Michael Bay, en la que se señala que el planeta Niburi o planeta X chocará contra la tierra, y que los planetas del sistema solar se realinearán absorbiendo a la Tierra en un agujero negro, o que los polos magnéticos del sol se invertirán terminando así con esta fuente vital de radiación electromagnética.

Por otra parte, hay quienes desestiman las acciones de la Nasa, que ha dispuesto de una sección en su página web para aclarar dudas, y aseguran que solo se trata de un intento por evitar el caos mundial.

Con información de El Confidencial