Publicado el 12 de dic de 2012 12:13 pm |

  comentarios

(La Haya, 12 de diciembre. EFE) - El Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (Tpiy) condenó hoy a cadena perpetua a Zdravko Tolimir, exgeneral serbobosnio y mano derecha del exlíder militar serbobosnio Ratko Mladic, por los crímenes de guerra y genocidio cometidos en matanzas como la de Srebrenica en 1995.

Los magistrados consideraron que Tolimir era “consciente y compartía” los objetivos de las fuerzas serbobosnias de Mladic de exterminar a la población musulmana de Bosnia, por lo que lo consideraron “culpable” de genocidio, indicó hoy en la lectura de la sentencia el preside la sala, el alemán Christoph Flügge.

El exjefe de seguridad e inteligencia de Mladic fue considerado también “culpable” de crímenes de “conspiración al genocidio” en el enclave de Srebrenica, donde murieron “al menos 6.000 musulmanes varones, entre ellos niños”, según el juez, aunque otras fuentes hablan de cerca de 8.000 víctimas.

La sala estimó que “el sufrimiento de estos hombres hasta su muerte tuvo que ser insoportable, viendo como, antes de ser ejecutados ellos, caían otros”, además de considerar que fue una matanza “masiva en escala, grave en su intensidad y devastadora en sus efectos”.

También consideraron a Tolimir culpable de genocidio por la muerte de musulmanes en el enclave bosnio de Zepa, donde las fuerzas serbobosnias mataron a los tres principales líderes musulmanes, y de los crímenes de exterminación, persecuciones, actos inhumanos y asesinatos.

“La persecución de los civiles musulmanes de Zepa, la destrucción de sus casas y mezquitas, (…) que se llevó cabo, hizo que la población de ese enclave no se pudiera reconstruir“, indica la sentencia.

Del único cargo del que le absolvieron fue del de deportación, aunque ello no afectó a la cuantía de la pena, que es la que pidió la Fiscalía en sus alegatos finales.

Tolimir, de 64 años, se santiguó antes de escuchar la pena, y durante su lectura asintió con la cabeza.

Como circunstancias agravantes, los jueces consideraron “la posición central del acusado en las fuerzas serbobosnias”, donde tenía una “implicación activa”.

Para los jueces Tolimir compartía con las fuerzas serbobosnias “la determinación de destruir a la población musulmana”, lo cual causó un “sufrimiento insoportable” a las mujeres e hijos de las víctimas.

Según el fallo, el exgeneral “sabía de la intención de genocidio” de los musulmanes de Bosnia y desempeñó un papel de “coordinación” de las operaciones desarrolladas por el ejército serbobosnio en 1995 con ese fin.

Tras su llegada a La Haya en mayo de 2007, Tolimir se declaró no culpable de los cargos, aunque su juicio no arrancó hasta febrero de 2010 debido a su estado de salud, ya que se negaba a tomar las medicinas que le suministraban los médicos del Tribunal.

Desde su establecimiento, el Tpiy ha acusado a 161 personas de crímenes de guerra y lesa humanidad presuntamente cometidos en el territorio de la antigua Yugoslavia.

Entre los juicios que restan por concluir destacan los de los líderes serbobosnios Radovan Karadzic y Ratko Mladic, acusados también por su responsabilidad en la matanza de Srebrenica.