Publicado el 12 de dic de 2012 1:30 pm |

  comentarios

Foto: EFE/ Emilio Naranjo

(Madrid, 12 de diciembre. EFE) – La familia de la paquistaní Asia Noreen Bibi, de 47 años y condenada por la ley islámica a morir en la horca por blasfemia, pedirá al Gobierno español que presione al de Pakistán para conseguir su liberación y le ofrezca asilo en España.

Así lo anunció hoy en entrevista con Efe el marido de Asia Bibi, Asiq Mashi, quien se encuentra en Madrid acompañado de su hija Sidra, de 19 años, para recibir este sábado el premio HO 2012, concedido a su esposa por la organización humanitaria española “HazteOir”, en reconocimiento de su lucha por la libertad de conciencia.

El caso de Asia Bibi ha provocado un movimiento internacional

“A través de la presión internacional (Asia Bibi) puede ser liberada”, declaró Mashi, quien admitió que, de ser puesta en libertad, su esposa no podría seguir viviendo en Pakistán debido a las amenazas y presiones.

El caso de Asia Bibi ha provocado un movimiento internacional de repulsa contra su condena e incluso el papa Benedicto XVI ha pedido su puesta en libertad, mientras que en Pakistán han sido asesinados un gobernador y un ministro por ponerse de su lado.

“Estamos aquí para presentar una solicitud al pueblo y el Gobierno de España para que ejerzan presión sobre el Gobierno de Pakistán para que Bibi sea puesta en libertad”, declaró Mashi en pastún, al añadir que también pedirá el asilo porque “es un hecho que (Asia Bibi) no podría sobrevivir en Pakistán si es puesta en libertad”.

Con ese propósito el marido de Bibi será recibido este jueves por el secretario de Estado español de Asuntos Exteriores, Gonzalo de Benito y asistirá a un almuerzo ofrecido por diputados y senadores españoles.

Foto: EFE/ Emilio Naranjo

Asia Bibi, católica como su esposo y sus cinco hijos, se encuentra encarcelada después de ser denunciada en julio de 2009 por unas campesinas en la región paquistaní de Punjab que la acusaron de contaminar el agua que bebían por tocar el recipiente con sus manos “impuras” por ser cristiana.

En noviembre de 2010, Bibi fue condenada a morir en la horca, ejecución que está pendiente de un recurso ante un tribunal superior y debido a que algunos clérigos musulmanes han puesto precio a su cabeza permanece encarcelada en un módulo de aislamiento para evitar que sea asesinada, según “HazteOir”.

Preguntado sobre las condiciones en que se encuentra su esposa en la cárcel, Mashi dijo que “está bien, tiene buena salud y debido a la presión internacional, las autoridades carcelarias se ven obligadas a darle un buen trato”.

“Dios sabe que es una sentencia injusta”

Sobre la condena, explicó que “de acuerdo con la ley islámica cualquier acusado de blasfemia debe ser ahorcado sin una investigación, pero debido a la presión internacional el Gobierno de Pakistán quiere pararlo”, y añadió que “no hay una fecha” para la ejecución.

“Dios sabe que es una sentencia injusta y que mi único delito, en este migran país al que tanto amo. es ser católica”, declaró Asia Bibi en una carta publicada por “HazteOir”.

La organización humanitaria indicó que entregará al Ministerio de Asuntos Exteriores unos 120.000 expresiones de apoyo (entre firmas y tarjetas postales) a Asia Bibi.

El año pasado fue asesinado Shahbaz Bhatti, el único ministro católico en el Gobierno pakistaní y quien pidió públicamente la abolición de la blasfemia como delito penal.

También en 2011 fue asesinado el gobernador de Punjab, Salman Tasser, por pedir la liberación de Asia Bibi.