Publicado el 14 de dic de 2012 7:54 am |

  comentarios

(Madrid, 14 de diciembre. EFE)- A ocho días de que la fortuna vuelva a repartir millones en el sorteo de la Lotería de Navidad, los españoles sueñan con ser los agraciados, con sus boletos ya en el bolsillo o a punto de comprarlos, en un año marcado por la crisis económica en el que apuestan por el trece.

Como todos los 22 de diciembre, España comenzará el día con el sonido de las voces de los niños del colegio de San Ildefonso encargados de “cantar” los números de los boletos premiados, y que este año repartirán 2.520 millones de euros (unos 3.300 millones de dólares), que se cobrarán por última vez libres de impuestos.

El más deseado es el “Gordo”, que repartirá 720 millones de euros (unos 940 millones de dólares).

Según un estudio de la Federación de Usuarios Consumidores Independientes (Fuci), cada español gastará 82 euros de media en la Lotería de Navidad y para allanar el camino a la suerte muchos buscan estos días sus números favoritos o sus fechas emblemáticas en forma de boleto.

“El 13 se vende mucho, a la gente le gusta, aunque el 12 de diciembre vendimos todo lo que teníamos terminado en 12″ cuenta a Efe Bernardo, en alusión a la combinación 12 del 12 de 2012, instalado en su puesto callejero de la madrileña Puerta del Sol, corazón de la capital española y estos días también punto neurálgico de la venta de lotería.

Asegura que en su caso “lo de vender lotería viene conmigo, venía con mi padre cuando me daban vacaciones en el colegio. Desde 1996 no he fallado ni una Navidad“, y se queja de que las licencias se hayan concedido a “demasiados loteros, así no hay quien venda”.

Saray, que tiene en su puesto décimos de diferentes oficinas de lotería de Madrid, dice que los clientes quieren sobretodo los de Doña Manolita, uno de los establecimientos emblemáticos y que más vende por su historial de premios desde su apertura en la capital en 1904.

“Tenemos de Doña Manolita, que es la que más premios da porque todo el mundo compra sus décimos”, confiesa tras afirmar que “tener la suerte de vender el Gordo” (el premio máximo) es casi un imposible.

Este año se repartirán 2.520 millones de euros (unos 3.300 millones de dólares)

Pese a ser una de las más famosas, Doña Manolita no es la administración líder de ventas en España. La Bruja de Oro en Sort (provincia de Lérida, en Cataluña) es la que más vende, sobre todo por internet, y la que más premios ha repartido, más de 30 en los últimos quince años.

No obstante, no toda la lotería se vende directamente en las administraciones o por internet.

María Antonia lleva 38 años en su puesto callejero de la Puerta del Sol y cuenta que tiene su clientela fija, que “viene a por cualquier número bonito. La gente de fuera de Madrid van buscando números concretos, fechas señaladas…”, comenta a Efe.

Para Félix, que vive en Madrid y compra todos los años en la administración de Doña Manolita, si le toca, el premio sería para repartirlo con la familia. “Tengo cinco hijos y ocho nietos. Si mi décimo lleva premio, a los que les toca la lotería es a ellos”, dice sin perder la esperanza: “no toca nunca, pero sigo comprando por si se confunden y al final me toca”.

María Eugenia viaja todos los años desde Albacete (centro) a Madrid para comprar en la oficina “La lotería de los Gordos”, situada también en la Puerta del Sol.

“El número me da igual, pero siempre lo compro aquí y para mí, porque si lo regalas no toca”, asegura.

Si el premio cae en casa de Irene y Rubén, de 20 y 22 años, se comprarán “un coche y luego ya veremos. Compramos para ver si toca, cada año tenemos esperanza”, afirman tras adquirir cuatro décimos, de 20 euros cada uno.

También son muchos los que compran por encargo, aprovechando que visitan la capital española. Es el caso de Gemma, una joven de Las Islas Canarias que ha adquirido ocho décimos, de los cuales “solo uno es para mí y siete para mi madre. Yo nunca he comprado pero ya que estoy Madrid, voy a probar suerte”.

Pero no solo los españoles confían en que la lotería les de una alegría esta Navidad. Minan y Xin, son dos ciudadanas chinas de 34 y 28 años residentes en Madrid desde hace 6 años que han decidido comprar lotería por primera vez. “Jugamos con esperanza de que toque, hemos visto que todos los españoles compran y de este año no pasa que nosotras también”.

El año pasado, el número 58.268 fue el agraciado con el ansiado “Gordo”, que repartió 2.500 millones de euros, cantado por una niña ecuatoriana y un niño boliviano del Colegio de San Ildefonso.