Publicado el 16 de dic de 2012 8:26 am |

  comentarios

Foto: EFE

(Ciudad de Vaticano, 16 de diciembre. EFE) - El papa Benedicto XVI mostró hoy su cercanía con los familiares de las víctimas de la matanza perpetrada el pasado viernes en la escuela de Newton (Connecticut) a los que dirige sus plegarias y aseguró sentirse “profundamente dolido” por la “insensata violencia” de lo ocurrido.

Tras el tradicional rezo del Ángelus en la plaza de San Pedro de Vaticano, el papa expresó en inglés sus condolencias a las personas afectadas por la matanza en una escuela de EE UU en la que murieron 27 personas, 20 de ellas niños.

Benedicto XVI envió ayer un mensaje de condolencia al administrador diocesano de Bridgeport (EEUU) Jerald A. Doyle, quien a través del Secretario de Estado del Vaticano, Tarcisio Bertone, aseguró que el papa rezaba por todas las víctimas y por sus familias y que había pedido a Dios que consolase a todos los afectados por la tragedia.

Padre del asesino:”no hay palabras” para expresar el dolor

Peter Lanza, el padre del asesino de la escuela de Connecticut, aseguró hoy que “no hay palabras para expresar lo rotos que estamos” tras saber que su hijo es responsable de la muerte de 27 personas, incluyendo su propia madre.

En una declaración difundida a la prensa, Peter Lanza aseguró que su familia está “afligida junto con todos los afectados por esta enorme tragedia”.

“Estamos en un estado de incredulidad”, añadió Lanza, cuyo hijo pequeño Adam, de veinte años, mató a su madre con una de las seis armas que ella poseía y a continuación se dirigió a la escuela, donde mató a veinte niños y seis adultos antes de quitarse la vida.

Lanza dijo que ha cooperado “plenamente” con los investigadores y que seguirá haciéndolo en el futuro. “Estamos apenados y tratando de encontrar sentido a lo que ha ocurrido”, concluyó.

Según han informado los medios locales, Peter y Nancy Lanza se divorciaron hace unos diez años (un evento que algunos vecinos dicen que afectó a los dos hijos de la pareja) y posteriormente él se casó en segundas nupcias hace tres años.

Lanza trabaja en el departamento de administración de una gran empresa y su hijo mayor, Ryan, de 24 años, trabaja en Hoboken (Nueva Jersey).

El hermano de Nancy Lanza, James Champion, que es un agente de la policía estatal de Connecticut, dijo a través de un comunicado que “toda la familia está traumatizada”.