Publicado el 17 de dic de 2012 8:22 am |

  comentarios

Foto: AFP/ Archivo

(Barcelona, 17 de diciembre. EFE) – El nuevo parlamento regional de Cataluña, elegido en las elecciones celebradas el pasado 25 de noviembre, se ha constituido hoy, lo que abre un plazo de diez días para la investidura del presidente autonómico.

El acuerdo alcanzado entre los nacionalistas del presidente regional en funciones, Artur Mas, y los independentistas de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), permitirá la reelección de éste aunque ambas formaciones no han cerrado todavía un pacto de gobierno.

El presidente de ERC, Oriol Junqueras, se comprometió el pasado viernes con Artur Mas a garantizar su investidura como presidente de esta comunidad autónoma del noreste de España aunque no se ha cerrado aún el pacto global de gobernabilidad.

La constitución hoy del Parlamento, con la elección de la democristiana Nuria de Gispert como presidenta de la cámara, abre un plazo de diez días para la investidura del presidente regional.

Abre un plazo de diez días para la investidura del presidente regional

La coalición nacionalista de centroderecha Convergencia i Unió (CiU), que lidera Mas, y los republicanos independentistas de izquierda de ERC, la segunda fuerza más votada en las elecciones de noviembre, llegaron la pasada semana a un “principio de acuerdo” que contempla la celebración de una consulta de autodeterminación “antes de 2015″.

La convocatoria de ese referéndum es la principal condición de ERC, junto con otras de carácter económico -como subidas de impuestos y frenar la política de recortes aplicada por Mas en la anterior legislatura- para dar su apoyo.

Los nacionalistas de centroderecha de CiU ganaron las elecciones autonómicas del pasado 25 de noviembre, pero perdieron 12 escaños y se quedaron muy lejos de la mayoría absoluta que buscaban al adelantar dos años los comicios, lo que les obliga ahora a pactar con otras fuerzas para poder gobernar.

La gran beneficiada de las elecciones fue ERC, que pasó de 10 escaños a 21

Mas, que tenía una holgada mayoría de 62 diputados en un parlamento de 135 escaños, se quedó con 50 parlamentarios tras adelantar dos años los comicios para iniciar un proceso que contempla la convocatoria de un referéndum sobre el estatus futuro de Cataluña con respecto a España.

La gran beneficiada de las elecciones fue ERC, que pasó de 10 escaños a 21, la segunda fuerza parlamentaria catalana, desplazando de esa posición al Partido Socialista, que se quedó en 20 escaños al perder 8 diputados.

El Gobierno español ha recordado que la convocatoria de un referéndum de autodeterminación por un organismo regional no está dentro de la Constitución, por lo que no sería legal.