Publicado el 18 de dic de 2012 12:55 pm |

  comentarios

(Londres 18 de diciembre EFE) – La justicia británica obligó hoy a operar de un tumor cerebral a un niño, pese a la oposición de su madre, contraria a que el pequeño sufriera más cirugías o fuera tratado con radioterapia.

La madre del niño se opone a que su hijo siga recibiendo tratamiento de cualquier tipo

Un magistrado de Londres falló a favor de que Neon Roberts, de 7 años, se someta mañana a una operación para extirparle un tumor cerebral residual, tras haberle sido extraído otro que le fue detectado en la misma zona este año.

La madre del niño, que se opone a que su hijo siga recibiendo tratamiento de cualquier tipo, había pedido durante el proceso judicial la opinión médica de más expertos, ya que consideraba que los restos del cáncer observados en las pruebas de imagen podían ser en realidad “tejidos cicatrizantes inflamados”.

Sin embargo, el juez rechazó estos argumentos y respaldó la declaración de los doctores del menor, que pidieron ante los tribunales que se les permitiera llevar a cabo una intervención “urgente” para garantizar que la vida de Neon no corriera peligro.

“Posponer una decisión de este tipo -señaló el juez- sólo retrasaría la solución a un problema en el que no se tiene el lujo del tiempo”.

La sentencia pone punto y final a una historia que generó una intensa polémica en el Reino Unido en las últimas semanas y que comenzó con la huida de la madre y el hijo de su ciudad a principios de diciembre para acabar con el tratamiento médico del niño.

Después de tres días, ambos fueron encontrados por la policía y la madre llevada ante el tribunal que decidió hoy que el niño debe ser operado.