Publicado el 18 de dic de 2012 3:53 pm |

  comentarios

(Barcelona 18 de Diciembre. Redacción).- Jennifer Wederell, una joven británica, falleció el pasado mes de agosto de cáncer de pulmón, luego de recibir el trasplante de unos pulmones donados por un fumador, según informa la BBC. “Tuvo una muerte que era la de otra persona”, denunció el padre de la joven.

La fallecida recibió el trasplante por padecer una enfermedad genética que afecta principalmente a los pulmones, previamente al trasplante la joven dependía de respiración asistida con aportación de oxígeno y 16 meses después murió de cáncer.

La familia de Wederell denunció que el hospital Harefield de Londres no les dio información alguna de la procedencia del vital órgano y aseguran que, de haberlo sabido, habrían rechazado el trasplante y esperado otro donante.

En su defensa, el hospital aseguró que la mayoría de pacientes habitualmente prefieren la donación, aunque sea de un fumador, a esperar un tiempo desconocido y que puede ser crítico. Asimismo reconocieron que faltaron al no haber dado ninguna información sobre la procedencia de los pulmones que fueron donados a Weredell.

La familia de Weredell creó una página en la red social Facebook llamada Jennifer’s Choice, con el fin de recordar a la joven y también de plataforma para advertir a las personas que reciben órganos que deben pedir información absoluta y antecedentes de los órganos que son donados.

Con información de La Vanguardia