Publicado el 19 de dic de 2012 8:58 am |

  comentarios

Foto: REUTERS/Ricardo Moraes/Archivo

Brasilia, 19 dic (EFE) – El fiscal general de Brasil, Roberto Gurgel, dijo hoy que “evaluará” las nuevas denuncias que implican al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva en corruptelas denunciadas en 2005 y por las que 25 políticos y empresarios fueron condenados a prisión.

“Tenemos que analizar el asunto en profundidad y decidir si cabe una investigación”, declaró Gurgel a periodistas sobre las denuncias formuladas por el publicista Marcos Valerio Fernandes, uno de los 25 reos condenados en el llamado “juicio del siglo”, que concluyó este lunes.

En el proceso, referido a un escándalo de financiación ilegal de campañas y de sobornos parlamentarios, fueron condenados importantes líderes del gobernante Partido de los Trabajadores (PT), entre ellos algunos del entorno más íntimo de Lula, como el exministro de la Presidencia José Dirceu.

Las nuevas denuncias de Fernandes aún no han sido estudiadas

Fernandes, condenado a 40 años de cárcel por su implicación en el caso, se presentó voluntariamente ante la Fiscalía en septiembre pasado y aseguró que Lula, quien no figuró entre los acusados, no sólo “sabía” de toda la trama, sino que la “avaló” y hasta obtuvo “beneficios personales” de las corruptelas.

Gurgel explicó que, pese a haber sido formuladas en septiembre, las nuevas denuncias de Fernandes aún no han sido estudiadas por la fiscalía.

“El análisis se dejó para una vez que acabase el juicio, por lo que ahora será hecho y con toda la atención necesaria”, dijo.

Gurgel también precisó que, en caso de que la fiscalía encuentre indicios y decida que es necesario abrir una investigación sobre la supuesta responsabilidad de Lula, el caso no sería llevado por la Fiscalía General, ya que un expresidente no tiene esa prerrogativa.

Durante los siete años que duró la fase procesal del llamado “juicio del siglo”

De ese modo, un eventual proceso se tramitaría en la justicia ordinaria y la investigación sería encargada al Ministerio Público de Sao Paulo, donde reside el exmandatario, o de Brasilia, pues fue donde ocurrieron los supuestos hechos.

No obstante, Gurgel aclaró que durante los siete años que duró la fase procesal del llamado “juicio del siglo” se recibieron diversas denuncias sobre la presunta responsabilidad de Lula y nunca se halló “nada” que lo implicase en el caso.

En los últimos días, tras conocerse las nuevas denuncias contra Lula, diversas autoridades y movimientos políticos han expresado su “solidaridad” al expresidente y rechazado en forma tajante los “intentos” por salpicar su imagen.

Lula fue visitado este martes en Sao Paulo por ocho gobernadores, que “condenaron” las “maniobras” contra quien calificaron como el “mayor líder de Brasil”.

Según el gobernador de Brasilia, Agnelo Queiroz, uno de los que visitó a Lula, las acusaciones de Fernandes son “criminales” y suponen “una amenaza contra la democracia”. EFE