Publicado el 19 de dic de 2012 11:06 am |

  comentarios

Video: Youtube 19 / 12 / 2012

(México, 19 de diciembre. AFP) – La cifra de muertos en la tentativa de fuga ocurrida el martes en una cárcel de Gómez Palacio, en el norte de México, subió de 17 a 22, nueve custodios y 13 reos, informó este miércoles Jesús Rosso, secretario de Seguridad Pública estatal.

La dependencia había informado inicialmente que el intento de fuga el martes por la tarde en un penal de Gómez Palacio, en el estado de Durango, había dejado seis custodios y 11 reos muertos.

Al hacer una revisión de las instalaciones del penal después del amotinamiento y tras el pase de lista se encontraron tres custodios y un preso heridos que luego murieron, explicó Rosso.

El secretario señaló que el enfrentamiento se inició cuando los custodios encendieron la alarma al darse cuenta de que los presos planeaban la fuga. Inmediatamente los reos empezaron a disparar contra los carceleros y las torres de vigilancia.

Rosso rechazó precisar el tipo de armas que los presos utilizaron para atacar a los custodios y cómo las obtuvieron.

Los guardias fallecidos “no tenían armas” porque “al momento de estar en contacto con los internos” no las podían utilizar, explicó.

Únicamente los agentes que se encontraban en el exterior de cárcel tenían autorización para usar las armas, dijo el secretario de Seguridad Pública.

Un total de 137 reos habían sido trasladados el domingo pasado desde esta cárcel a otros penales federales y se había realizado una revisión en el penal, en la que les fueron incautadas “armas hechizas”, teléfonos celulares y electrodomésticos, añadió.

La llegada de militares el martes por la tarde, que tomaron el control del penal, evitó la fuga.

Esta cárcel tiene un negro historial, que incluye la detención de la exdirectora en 2010 cuando se descubrió que autorizaba a presos, vinculados al cartel de Los Zetas, a salir por las noches para matar a sus enemigos con armas oficiales y regresar, después, a dormir a sus celdas.

Según la Comisión Nacional de Derechos Humanos el 60% de las cárceles de México son controladas por grupos del crimen organizado y en ellas existe un autogobierno.

En los últimos dos años, 521 presos huyeron en 14 fugas y se registraron cientos de homicidios dentro de las cárceles mexicanas, que carecen de procedimientos para la atención de incidentes violentos, tales como riñas, lesiones, suicidios y motines, de acuerdo con reportes de la oficial Comisión de Derechos Humanos.