Publicado el 21 de dic de 2012 3:35 pm |

  comentarios

(Washington, 21 dic. EFE)- Estados Unidos mostró hoy su “preocupación” por la intención de Rusia de prohibir las adopciones de niños rusos por familias de Estados Unidos e instó a las autoridades rusas a no “vincular el bienestar de los niños a cuestiones políticas”.

“El bienestar de los niños es simplemente demasiado importante para estar vinculado a cuestiones políticas de nuestra relación”, aseguró Patrick Ventrell, portavoz asistente en funciones del Departamento de Estado en la rueda de prensa diaria.

Ventrell se refería a la decisión de los diputados rusos de prohibir hoy por ley las adopciones de niños rusos por parte de familias de Estados Unidos, tras recibir luz verde del presidente Vladímir Putin, que alega maltrato de los menores.

En las últimas dos décadas más de 60.000 niños rusos habían sido adoptados por familias estadounidenses”.

El funcionario estadounidense subrayó que “en las últimas dos décadas más de 60.000 niños rusos habían sido adoptados por familias estadounidenses”.

“Lo que están haciendo los rusos es evitar que los niños crezcan en un ambiente familiar de felicidad, amor y comprensión”, subrayó Ventrell.

A iniciativa del partido del presidente, Rusia Unida, la enmienda también suspende tanto la actividad de las organizaciones que tramitan las adopciones como la vigencia del acuerdo sobre adopciones suscrito con EE.UU. en julio y ratificado por la Duma.

En este sentido, el portavoz del Departamento de Estado insistió en que EE.UU. “ha dejado claro en repetidas ocasiones que nuestra relación con la sociedad civil rusa ha sido siempre transparente, dentro del espíritu de respeto mutuo e interés común”.

Por ello, expresó también “su preocupación por los esfuerzos de Moscú de limitar los contactos de la sociedad civil rusa con socios estadounidenses”.

“Si los funcionarios rusos tienen preocupación sobre este acuerdo de adopción, estamos listos para trabajar con ellos para mejorarlo”

“Si los funcionarios rusos tienen preocupación sobre este acuerdo de adopción, estamos listos para trabajar con ellos para mejorarlo”, finalizó.

Sin embargo, el Senado ruso ya ha adelantado que dará el visto bueno la próxima semana a la ley, mientras Putin dejó claro ayer en una rueda de prensa que la promulgará, por lo que la prohibición entrará en vigor el próximo 1 de enero.