Publicado el 22 de dic de 2012 8:59 am |

  comentarios

Foto: Joshua Roberts / Reuters

(Caracas, 22 de diciembre. Noticias24) – Grandes expectativas rondan la nominación de John Kerry como nuevo secretario de Estado de EE UU, sobretodo para los cubanos residentes y los que viven en la isla, tomando en cuenta que Kerry como senador apoya fervientemente el embargo, aunque a su vez propuso los viajes al país insular.

El nombre de Kerry como secretario de Estado ha agarrado impulso, en su mayoría por los partidarios de la política de administración de Obama.

Hay quienes opinan que “las posiciones del presidente hacia Cuba están claras, y él [Kerry] es una buena opción para implementarlas”, como es el caso de Joe García, demócrata de Miami elegido el mes pasado a la Cámara de Representantes. “Es un experto en política exterior e inteligente”.

A continuación el análisis completo de El Nuevo Herald:

Tanto las esperanzas como los temores de grandes cambios en la política hacia Cuba durante el segundo mandato del presidente Barack Obama se vieron incrementados el viernes con la nominación del senador John Kerry para ser el próximo secretario de Estado de EEUU.

El demócrata de Massachusetts ha apoyado el embargo contra Cuba pero también propuso permitir todos los viajes a la isla, incluyendo los de turistas, criticó a Radio/TV Martí y los programas pro democracia en Cuba del gobierno de Estados Unidos y retuvo $20 millones en fondos para dichos esrfuerzos.

Su confirmación en el senado para que suceda a Hillary Clinton está prácticamente garantizada, porque éste ha prestado servicio en esa cámara desde 1984 y ahora dirige su Comisión de Asuntos Exteriores.

“Las posiciones del presidente hacia Cuba están claras”

El ya muy anunciado cambio de Kerry al Departamento de Estado ha ganado el aplauso de partidarios de la política declarada de la administración de Obama de expandir los lazos y la asistencia al pueblo cubano, mientras espera que el gobierno progrese hacia la democracia.

“Las posiciones del presidente hacia Cuba están claras, y él [Kerry] es una buena opción para implementarlas”, afirmó Joe García, demócrata de Miami elegido el mes pasado a la Cámara de Representantes. “Es un experto en política exterior e inteligente”.

El senador Bob Menéndez, demócrata cubanoamericano de Nueva Jersey que favorece las sanciones contra Cuba y se espera sucederá a Kerry como jefe de la comisión, también aplaudió a Kerry pero no hizo mención a sus posiciones sobre Cuba.

“Las relaciones de alto nivel que él ha construido con líderes mundiales le permitirán tomar fácilmente este puesto y asegurar que no haya un declive en el liderazgo de los EEUU sobre temas globales importantes durante una transición”, declaró Menéndez.

Incluso Mauricio Claver-Carone, director del Comité de Acción Política U.S.-Cuba Democracy, describió a Kerry como “razonable y dispuesto a escuchar todos los puntos de vista”, y sus posiciones hacia Cuba como no muy diferentes de las de Obama.

Obama levantó casi todos los límites a los viajes y remesas a la isla de los cubanoamericanos

Durante su primer mandato, Obama levantó casi todos los límites a los viajes y remesas a la isla de los cubanoamericanos, y volvió a abrir los viajes educacionales “de pueblo a pueblo” para todos los residentes en EEUU, aunque los viajes turísticos continúan prohibidos. Los esfuerzos por una mayor apertura se estancaron a causa de la detención por parte de Cuba de Alan Gross, un residente de Maryland que cumple una sentencia de 15 años por cargos que Washington considera falsos.

Pero el cambio de Kerry al Departamento de Estado también suscitó temores entre algunos cubanoamericanos y otros analistas de que esté demasiado dispuesto a buscar acomodos con La Habana y otros gobiernos represivos.

“Viene de una mentalidad donde se puede tolerar una dictadura como la de Cuba, pero no se le puede impedir a una persona que viaje a Cuba” para negarle esos dólares del turismo al gobierno, afirmó la comentarista radial de Miami Ninoska Pérez Castellón.

Kerry respaldó la Ley de Libertad de Viajar a Cuba, una iniciativa del 2009 que hubiera permitido viajes totalmente irrestrictos a la isla, al alegar que las autoridades de EEUU no limitan el derecho de los ciudadanos privados a viajar. El proyecto de ley nunca fue llevado a votación.