Publicado el 23 de dic de 2012 12:34 pm |

  comentarios

Foto: Agencias / Archivo

(Lima, 23 diciembre – EFE).- El hermano del presidente peruano, Ollanta Humala, condenado a 19 años de cárcel, Antauro Humala, “es un dolor en el alma” para el mandatario más que un dolor de cabeza, declaró su esposa Nadine Heredia en una entrevista publicada hoy en Lima.

La primera dama de Perú hizo esa breve mención en declaraciones al diario “Trome” sobre el hermano menor del presidente, que ha pasado los últimos meses del año yendo y viniendo de varios penales por medidas disciplinarias.

Antauro Humala dirigió un levantamiento contra el entonces presidente Alejandro Toledo en 2005 y tomó una comisaría en la ciudad de Andahuaylas, que causó la muerte de cuatro policías y dos civiles.

Tras ser sentenciado e internado en cárceles de máxima seguridad, Antauro Humala dio varias entrevistas a los medios de comunicación en las que criticó duramente al mandatario por permitir su reclusión.

Sus padres salieron en defensa de Antauro y declararon haber roto relaciones con el presidente peruano, después de que las autoridades penitenciarias sancionaron al primero por dar entrevistas a los medios y cometer otros actos de indisciplina.

Heredia dijo, en otra entrevista publicada por el diario La República, que “los vínculos familiares trascienden la vida política” y que sus familias “siempre estarán con nosotros”, al ser consultada si habrá una reconciliación entre Ollanta Humala y sus padres.

La esposa del presidente tiene una alta aprobación popular en los sondeos de opinión y es considerada una potencial candidata para las elecciones presidenciales de 2016.

No obstante, aseguró en ambas entrevistas que una eventual candidatura suya no está en su agenda de trabajo.

“No estoy pensando en el 2016 y menos en los años siguientes a ése”, dijo Heredia a La República y agregó desconocer a las personas que han pintado lemas a favor de ella en algunos puntos alejados de la ciudad.

La esposa del mandatario dijo considerarse una activista de las políticas públicas del Gobierno, sin despacho ni presupuesto, y atribuyó a especulaciones mal intencionadas las versiones de que tiene mayor influencia en él que sus propios ministros de Estado.