Publicado el 25 de dic de 2012 7:34 am |

  comentarios

Video: Youtube, 25 de diciembre de 2012

(CIUDAD DEL VATICANO, 25 de diciembre. AFP) – El papa Benedicto XVI pidió este martes por los fieles latinoamericanos y por sus gobernantes en su “lucha contra la criminalidad”, en su tradicional bendición navideña “Urbi et Orbi”.

Que el Niño Jesús bendiga a los numerosos fieles que lo celebran en Latinoamérica. Que haga crecer sus virtudes humanas y cristianas, sostenga a cuantos se han visto obligados a emigrar lejos de su familia y de su tierra”, dijo el Santo Padre ante la plaza de San Pedro del Vaticano, en su bendición a la ciudad y el mundo.

El pontífice pidió en particular por los gobernantes.

Que fortalezca a los gobernantes en su compromiso por el desarrollo y en la lucha contra la criminalidad”, declaró el sumo pontífice.

La lucha contra la criminalidad es un desafío en algunos países latinoamericanos.

En México por ejemplo, donde este año hubo cambio de gobierno, más de 60.000 personas murieron en la lucha entre los cárteles de droga y las autoridades, en el marco de una ofensiva militar contra el narcotráfico emprendida hace seis años por el expresidente Felipe Calderón.

El Papa pide “cese de derramamiento de sangre” y “solución política” en Siria

El papa Benedicto XVI exhortó este martes a los beligerantes sirios a hacer que “cese el derramamiento de sangre”, a facilitar la ayuda a los desplazados y a alcanzar “una solución política al conflicto”, en su tradicional bendición navideña “Urbi et Orbi”.

“Una vez más hago un llamamiento para que cese el derramamiento de sangre, se faciliten las ayudas a los prófugos y a los desplazados y, a través del diálogo, se alcance una solución política al conflicto”, declaró el Papa desde el balcón de la basílica de San Pedro.

El Vaticano no quiere una intervención en Siria como la de Irak

El Vaticano es contraria a cualquier intervención militar que pueda recordar lo que ocurrió en Irak, en Libia y en Costa de Marfil, dijo este martes a la AFP el cardenal guineano Robert Sarah, “ministro” de obras humanitarias del Papa.

La Iglesia desea que acciones militares como las desarrolladas en Irak, en Libia, en Costa de Marfil no se repitan más”, dijo el cardenal Robert Sarah al referirse al llamamiento que lanzó este martes por el papa Benedicto XVI para detener el derramamiento de sangre en Siria.

“¡Nunca más guerra!’, gritó Pablo VI (ante la ONU) en Nueva York, en 1965. Es el mismo grito que hoy lanza Benedicto XVI”, insistió el presidente del Consejo Pontificio “Cor Unum”.

“La guerra, las destrucciones de vidas humanas y de infraestructuras no solucionan verdaderamente los problemas sociopolíticos”, al contrario del “diálogo y de la voluntad de construir juntos la nación en el amor y la solidaridad”, estimó el Robert Sarah.

La Iglesia “continúa su acción humanitaria con las víctimas de este conflicto a través de la actividad heroica y generosa de numerosos organismos caritativos católicos comprometidos desde el primer momento de las hostilidades”, explicó el prelado.

Foto: AFP
Foto: AFP
Foto: AFP
Foto: AFP
Foto: AFP