Publicado el 25 de dic de 2012 9:59 am |

  comentarios

(Indonesia, 25 diciembre. AFP)Más de 200 musulmanes indonesios lanzaron huevos podridos el martes contra un grupo de cristianos que querían celebrar la misa de Navidad cerca de Yakarta, en un terreno vacío donde desean construir una iglesia, indicaron la policía y testigos.

Un centenar de cristianos querían celebrar la misa de Navidad en un terreno situado a unos 30 km al este de Yakarta, donde esperan construir una iglesia, un proyecto prohibido por el gobierno regional en 2009.

Desde entonces los fieles cristianos protestantes Filadelfia Batak se reúnen cerca de este terreno para asistir al servicio religioso dominical.

Pero el martes, los habitantes de esta zona bloquearon la carretera que conduce al lugar, indicó a la AFP Andri Ananta, el jefe de la policía de las afueras de Yakarta.

Según un fotógrafo de la AFP, hombres, mujeres con la cabeza cubierta con un pañuelo y niños bloquearon la carretera y lanzaron huevos podridos contra los fieles.

La policía convenció a los cristianos de volver a sus casas, indicó Andri Ananta.

Hombres, mujeres con la cabeza cubierta con un pañuelo y niños bloquearon la carretera y lanzaron huevos podridos contra los fieles

“Hicimos todo lo posible para evitar los enfrentamientos y los cristianos aceptaron marcharse”, declaró, precisando que 380 policías, incluidos antidisturbios, fueron desplegados en el lugar.

El reverendo Palti Panjaitan, jefe de la congregación, declaró que la víspera “personas intolerantes” les lanzaron a él y a sus fieles bolsas de plástico llenas de orina y excrementos.

“Todo ocurrió mientras la policía estaba allí. Miraba sin hacer nada para impedir que la gente nos hiciera daño”, dijo a la AFP.

La decisión de prohibir la construcción de una iglesia sobre este terreno fue anulada por la Corte Suprema del país, pero la intimidación constante por parte de musulmanes impidió que las obras comenzaran, según los responsables de la iglesia.

La Constitución de Indonesia, país musulmán más poblado del mundo con 240 millones de habitantes, reconoce la libertad de culto, pero los observadores señalan el incremento de la intolerancia hacia otras religiones.

Los incidentes se multiplicaron estos últimos meses contra iglesias cristianas en Indonesia y contra minorías musulmanas no reconocidas por la corriente mayoritaria.