Publicado el 27 de dic de 2012 6:33 am |

  comentarios

Foto: EFE

(Pekín, 27 de diciembre. EFE) – El Ministerio de Defensa de China aseguró hoy que el ejército del país está en alerta y sigue con aparatos especiales el movimiento de los cazas japoneses, después de que el pasado fin de semana dos aviones militares nipones “perturbaran” el vuelo de una aeronave china sobre las disputadas Diaoyu/Senkaku.

Un portavoz de la Administración Oceánica Nacional de China, que regula las actividades marinas en el país, confirmó hoy a través de la agencia Xinhua el incidente del pasado sábado, en el que un avión de reconocimiento marítimo chino fue “perturbado” por dos cazas japoneses F-15 cuando volaba a 150 kilómetros de las islas.

En años anteriores el conflicto ya había aflorado, debido a que se cree que en las aguas próximas se calcula que hay importantes yacimientos de hidrocarburos

Instantes después, el portavoz del Ministerio de Defensa chino Yang Yujun señaló también en Xinhua que el Ejército de Liberación Popular está en alerta tras el incidente y “cumplirá su deber (…) para salvaguardar las actividades marítimas chinas y proteger la integridad territorial”.

Yang aseguró que es “justificado” que el ejército chino tome medidas para garantizar la seguridad en aguas bajo jurisdicción de China.

Pekín y Tokio viven un momento de agrias tensiones en torno a las islas Diaoyu/Senkaku, controladas por Japón pero cuya soberanía reclama China desde hace décadas.

En años anteriores el conflicto ya había aflorado, debido a que se cree que en las aguas próximas se calcula que hay importantes yacimientos de hidrocarburos, pero este año ha cobrado mayor tensión a raíz de que el Gobierno nipón nacionalizara (adquiriera a un empresario japonés) tres de las islas en conflicto.

Tras el incidente del sábado, un editorial del diario oficialista chino “Global Times” pedía esta semana al Gobierno chino “represalias” contra Japón en caso de que haya provocaciones en el conflicto territorial, y planteó incluso la posibilidad de una guerra futura entre las dos potencias asiáticas.