Publicado el 27 de dic de 2012 3:50 pm |

  comentarios

Referencial no relacionada con la noticia. Foto: AFP / Archivo

(Madrid, 27 de diciembre – EFE).- La Policía española detuvo hoy al empresario Miguel Ángel Flores, dueño de la empresa que organizó la fiesta de Hallowen en la madrugada del pasado 1 de noviembre, que terminó en tragedia con la muerte de cinco jóvenes.

Fuentes policiales confirmaron a Efe la detención que se llevó a cano ante el “riesgo de que pueda fugarse”.

La detención de Flores se produce casi dos meses después de que organizara la fiesta en el recinto municipal del Madrid Arena, en la que se registró una avalancha que acabó con la vida de las cinco chicas.

La muerte de las jóvenes a causa de las graves lesiones sufridas durante una avalancha en uno de los pasillos del recinto causó una gran conmoción en España por las circunstancias en las que se produjeron los hechos.

Lo ocurrido esa noche está siendo investigado por la justicia

También desencadenaron una gran polémica e indignación por las condiciones que rodearon a la organización de la fiesta y causaron la dimisión del concejal del Ayuntamiento de Madrid, Pedro Calvo.

Lo ocurrido esa noche está siendo investigado por la justicia pero ya se conocen algunos datos como que el público en el recinto Madrid Arena sobrepasaba en un 58 % de la capacidad del mismo durante la fiesta.

Según informaron fuentes judiciales, el recuento final de las entradas de la fiesta del Madrid Arena arroja una cifra de 16.791, lo que supera sobradamente el aforo permitido para ese evento de 10.600 personas.

El recuento de las entradas que había en ocho urnas de esa noche y que encontró la Policía ha permitido a los investigadores deducir el número de boletos utilizados para entrar en el recinto.

La última víctima de la avalancha, María Teresa Alonso, de 20 años, falleció a finales de noviembre tras permanecer casi un mes ingresada en un hospital.

Las otras cuatro víctimas también eran muchachas muy jóvenes y murieron a causa de las lesiones que sufrieron tras resultar aplastadas por la multitud.