Publicado el 29 de dic de 2012 7:28 am |

  comentarios

Foto: elpais

(La Habana, 29 diciembre. EFE) El dirigente de las juventudes del Partido Popular (PP) español, Ángel Carromero, condenado en Cuba a cuatro años de cárcel por el accidente que sufrió en julio pasado y que costó la vida a los opositores cubanos Oswaldo Payá y Harold Cepero, llegó hoy a España para cumplir el resto de la pena.

Video: europapress 29-12-12

Custodiado por agentes españoles de la Interpol, Carromero llegó al aeropuerto madrileño de Barajas sobre las 12.10 hora local (11.10 GMT) en un vuelo regular de la compañía Air Europa procedente de La Habana.

El dirigente de Nuevas Generaciones del PP fue trasladado desde el aeropuerto al centro penitenciario de Segovia (centro), donde tras los exámenes médicos pertinentes, quedará pendiente de la Junta de Tratamiento de dicha cárcel que decidirá su clasificación penitenciaria.

Carromero podría obtener el tercer grado penitenciario u otros beneficios a los que pudiera tener derecho según la ley en España una vez que se cumplan todos los trámites legales, según dijeron a Efe fuentes judiciales.

Si le fuera concedido el tercer grado por parte de Instituciones Penitenciarias en función de los informes que reciba de la Junta de Tratamiento de la prisión, Carromero podría realizar una actividad normal, ya que sólo tendría que ir a dormir al centro penitenciario de domingo a jueves, y podría pasar el fin de semana en su domicilio.

Otra posibilidad es que el recluso pida que los controles a los que debe ser sometido sean telemáticos, lo que evitaría también que tuviera que pernoctar en prisión.

El abogado de Carromero, José María Viñals, dijo hoy a Efe que espera que su cliente obtenga el tercer grado y no descarta incluso que se le pueda conceder el indulto cuando comience a cumplir en España la pena que se le impuso en Cuba.

El traslado del dirigente de Nuevas Generaciones del PP de Madrid se produce en aplicación del convenio bilateral de ejecución de sentencias penales que España y Cuba mantienen desde 1998 y que establece que las penas impuestas en Cuba a nacionales de España podrán ser realizadas en centros penitenciarios españoles.

En el mismo vuelo en el que llegó Carromero regresó también el ciudadano español Miguel Vives Cutillas, condenado a 18 años de cárcel en Cuba por tráfico de drogas.

Cutillas, de 48 años, ha estado preso en Cuba en los últimos cuatro años y solicitó ser trasladado a España para cumplir el resto de su condena en aplicación del mismo convenio.