Publicado el 29 de dic de 2012 8:29 am |

  comentarios

Video: Actualidad RT 29-12-12

(Moscú, 29 de diciembre. AFP) – Rusia todavía cree en una solución política para resolver el conflicto en Siria, aunque admite que es imposible disuadir al presidente Bashar al Asad para que abandone el poder.

El ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguei Lavrov, se reunió en Moscú con el emisario de Naciones Unidas y de la Liga Árabe, Lakhar Brahimi, para tratar de buscar una solución negociada al conflicto sirio que en 21 meses ha dejado más de 45.000 muertos.

Para Brahimi, Siria no tiene más opción que el “infierno o el proceso político”, por lo que instó a la comunidad internacional a que trabaje incansablemente para encontrar una solución negociada.

Lavrov, por su parte, considera que todavía hay posibilidad de una solución política.

Para Brahimi, Siria no tiene más opción que el “infierno o el proceso político”

El conflicto está empeorando. Pero coincidimos en que hay la posibilidad de una solución política”, dijo Lavrov en una conferencia de prensa conjunta en Moscú con Brahimi.

Los analistas consideran que Rusia, la única potencia mundial que sigue manteniendo estrechos lazos con el régimen de Damasco, ha dado un giro en las últimas semanas ante la evidencia de que las posibilidades de supervivencia política de Asad son cada vez más escasas.

No obstante, Lavrov reconoció que Asad se sigue aferrando al poder.

Asad “repite tanto en público como en privado que no tiene previsto irse, que va a permanecer en su puesto”, recordó antes de admitir que “no parece posible que cambie su posición”.

Brahimi advirtió por su parte que la crisis humanitaria en Siria se agravará en caso de que la capital Damasco se convierta en un campo de batalla.

“Si la alternativa es el infierno o el proceso político, todos tenemos que trabajar incansablemente a favor del proceso político“, dijo Brahimi.

‘Interferencias’ de Rusia en Siria

La visita de Brahimi coincide con una creciente actividad diplomática en Moscú, como demuestra la inusual visita, esta semana, del vicecanciller sirio y de un diplomático egipcio de alto rango a la capital rusa.

Dejando atrás los recelos que generaban en Rusia los rebeldes que combaten contra el régimen sirio, el vicecanciller ruso, Mijaíl Bogdanov, dijo el jueves que Rusia ha propuesto negociar con la oposición reunida en el llamado Consejo Nacional Sirio.

Rusia ha propuesto negociar con la oposición reunida en el llamado Consejo Nacional Sirio

Sin embargo, el responsable del CNS —creado en noviembre con el apoyo de los países occidentales— ha mostrado escaso entusiasmo con la propuesta y dijo que esas negociaciones no podrán celebrarse en Moscú y exigió que Rusia pida perdón por su política.

“Hemos dicho abiertamente que no iremos a Moscú”, dijo Ahmed Moaz al Jatib a la cadena de televisión árabe Al Jazeera.

Jatib aseguró que Rusia tendrá que disculparse por “inmiscuirse” en los asuntos sirios, condenar las “matanzas” perpetradas por el régimen y hacer un “llamamiento claro para la salida” de Asad.

Lavrov aseguró que está “sorprendido” de la reacción de Jatib a la invitación y arremetió contra la oposición siria por exigir “la salida de Asad como un requisito para cualquier otra cosa”.

Rusia ha sacado de quicio a los países occidentales por su rechazo a suspender la cooperación militar con el régimen de Asad y por vetar las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU con sanciones al régimen.

Mientras el principal mentor de Damasco mueve ficha, los combates siguen en el país

Mientras el principal mentor de Damasco mueve ficha, los combates siguen en el país. Las fuerzas leales al régimen conquistaron este sábado un distrito de la ciudad de Homs tras un feroz asalto que no ha hecho más que agravar la crisis humanitaria.

El ejército lanzó hace varios días una ofensiva contra el barrio de Deir Baalbeh [en el norte de la ciudad], con intensos bombardeos, combates continuos y repetidos asaltos, provocando la retirada de los rebeldes”, dijo el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (Osdh), una ONG con base en Gran Bretaña, que recaba información a través de una amplia red de militantes y fuentes médicas en todo el país.

Según el Osdh, varios barrios rebeldes siguen bajo asedio en esta ciudad conocida por los militantes contra el régimen como la “capital de la revolución”, donde los habitantes carecen de todo desde hace meses.

Ante la creciente preocupación que suscita la situación humanitaria, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, presidirá el 30 de enero en Kuwait una conferencia internacional para recabar 750 millones de euros necesarios para ayudar a cerca de un millón de refugiados y a otros cuatro millones de sirios que siguen en el país, afectados por el conflicto.

Por Stuart Williams

Foto: REUTERS/Sergei Karpukhin
Foto: REUTERS/Sergei Karpukhin
Foto: REUTERS/Sergei Karpukhin
Foto: REUTERS/Sergei Karpukhin