Publicado el 30 de dic de 2012 7:21 am |

  comentarios

Foto: AP/Mark Lennihan

(Nueva York, 30 diciembre. AFP) Una mujer de 31 años comparecerá este domingo ante un juez de Nueva York tras haber sido acusada de cometer un crimen de odio al empujar a las vías del metro de la ciudad a un hindú, quien murió atropellado por un tren subterráneo.

Según la oficina del fiscal de distrito de Queens, la neoyorquina Erika Menendez actuó por odio hacia musulmanes e hindúes.

“Empujé a un musulmán a las vías del tren porque odio a hindúes y musulmanes. Desde 2001, cuando derribaron las Torres Gemelas, los he estado atacando”, declaró la mujer a la policía.

Menendez, quien espera que se lean los cargos en la corte criminal de Queens, enfrenta una condena a 25 años de cárcel.

La víctima, de 46 años e identificada como Sunando Sen, nació en India y se crió en el hinduismo, según relató un excompañero de piso suyo.

El incidente ocurrió la noche del jueves en una estación de la línea 7 en Queens.

La mujer, que según los testigos hablaba consigo misma en el andén, en el que caminaba de arriba abajo, empujó al hombre a la vía en el momento en que se acercaba el metro. Su víctima le daba la espalda y al parecer no la vio.

“La demandada es acusada de haber cometido la peor pesadilla de cualquier usuario de metro: la de ser arrojado de golpe y sin sentido al paso de un tren que se aproxima”, dijo el fiscal de distrito de Queens Richard Brown en un comunicado.

“La víctima fue empujada de atrás y no tuvo posibilidad de defenderse. Además, los comentarios supuestamente pronunciados por la acusada y que motivaron los actos de la misma no pueden ser tolerados por una sociedad civilizada”, agregó.

La muerte de Sen ocurrió después de otra similar, de un hombre de 58 años, el 3 de diciembre quien también fue arrojado a las vías tras un pelea con un hombre trastornado y si domicilio de 30 años identificado como Naeem Davis.

Varios millones de personas usan el metro de Nueva York a diario, pero incidentes de este tipo son raros.

La última vez que una persona había sido empujada a las vías fue en 2010, y la víctima, una mujer, sobrevivió.