Publicado el 30 de dic de 2012 1:50 pm |

  comentarios

Foto: REUTERS/John Macdougall

(Berlín, 30 de diciembre. Dpa).- El candidato del Partido Socialdemócrata (SPD) a la jefatura alemana de gobierno en las elecciones del año próximo, Peer Steinbrück, se quejó de que la canciller Angela Merkel tiene ventaja a su favor por ser mujer.

“Angela Merkel es popular porque tiene la ventaja de ser mujer”, dijo el dirigente opositor en una entrevista que difunde hoy el dominical “Frankfurter Allgemeine Sonntagszeitung”. Agregó que también muchas votantes femeninas admiraban a la líder democristiana por su forma resoluta.

“La canciller se ha ganado un lugar en un mundo de hombres, parece no tener pretensiones y se comporta con modestia”, explicó el principal oponente de Merkel en los comicios de septiembre próximo, y admitió que hasta los seguidores de su partido se sienten atraídos por estas cualidades.

“La canciller se ha ganado un lugar en un mundo de hombres, parece no tener pretensiones y se comporta con modestia”

En medio de la crisis del euro y pese a que su coalición se ha visto sacudida de forma intermitente por rencillas internas, Merkel sigue gozando de gran popularidad en Alemania.

Según una encuesta del Instituto TNS que publica hoy el semanario “Der Spiegel”, la jefa de gobierno es la segunda política favorita de los alemanes, por detrás del presidente Joachim Gauck. La conservadora Merkel consiguió incrementar en el último trimestre del año su cuota de popularidad del 66 al 71 por ciento.

Steinbrück, conocido por una retórica sin ambages, sostuvo asimismo que el cargo de jefe de gobierno no está bien pagado en Alemania.

“Casi todos los directores de cajas de ahorro de Renania del Norte-Westfalia ganan mejor que la canciller. Los diputados del Parlamento trabajan casi siete días a la semana un promedio de doce a trece horas. Si se los mide por su trabajo están mal remunerados”, criticó quien aspira a ocupar la cancillería en Berlín.

La canciller Merkel percibe un sueldo mensual de cerca 17.000 euros brutos, además de gastos de representación.

Las declaraciones desataron reacciones inmediatas, incluso de correligionarios de Steinbrück como el ex canciller Gerhard Schröder. “Mi impresión es que los políticos están bien pagados en Alemania. Yo siempre pude vivir con mi sueldo”, dijo Schröder al dominical “Bild am Sonntag”. “Si la paga no es suficiente para un político, mejor que se presente a otro trabajo”.

La campaña de Steinbrück comenzó con grandes tropiezos. El ex ministro de Finanzas y actual diputado pasó apuros para justificar ingresos por 1,25 millones de euros (1,65 millones de dólares) de conferencias ofrecidas paralelamente a su actividad parlamentaria.