Publicado el 30 de dic de 2012 2:19 pm |

  comentarios

Foto: Blue Bus

(Caracas, 30 de diciembre. EFE).- Al menos 1.230 periodistas fueron despedidos de sus trabajos en Brasil en 2012, año en que seis publicaciones fueron cerradas, según estadísticas recopiladas y citadas hoy por Comunique-se, un portal especializado en el mercado de los medios de comunicación.

De acuerdo con el portal, que cuenta con 600 clientes y 300.000 lectores inscritos, el elevado número de comunicadores despedidos fue consecuencia tanto del cierre de las publicaciones en que trabajaban como de problemas económicos por la baja circulación y de la reestructuración de algunos medios que dejaron de salir impresos para convertirse en digitales.

Prácticamente la tercera parte de los periodistas que perdieron su empleo este año en Brasil trabajaba para la Rede TV, una red de televisión que este año se convirtió en asunto de noticia por sus 450 despidos y por los atrasos en el pago de los salarios y en los depósitos de beneficios sociales y pensiones, según Comunique-se.

De acuerdo con el portal, la también red de televisión Record despidió a otros 70 periodistas tras la puesta en marcha de un plan para reducir en un 12% sus costos.

Los grandes medios también enfrentaron dificultades y el grupo Estado despidió a 20 periodistas del diario O del Estado de Sao Paulo, además de suspender la edición del Jornal da Tarde, un vespertino con 46 años que se había convertido en su segunda mayor publicación.

Otro periódico que dejó de circular en Brasil este año fue el Marca Brasil, controlado por el grupo de comunicación Ejesa/Ongoing y que tenía un acuerdo con el diario del mismo nombre en España.

Otro grupo tradicional, Abril, contabilizó en el año 150 despidos y el cierre de la revista mensual Quatro Rodas Moto.

Mientras que los diarios Jornal da Tarde y Marca Brasil, y las revistas Quatro Rodas Moto y Valor Investe desaparecieron definitivamente, las publicaciones del Diario do Povo y Diario de Natal, el primero centenario y el segundo con 73 años, desaparecieron físicamente para convertirse exclusivamente en digitales.

El cierre de las publicaciones fue motivado principalmente por la caída de la circulación, según Comunique-se.