Publicado el 31 de dic de 2012 7:32 am |

  comentarios

Video: Euronews

WASHINGTON, 31 dic (Reuters) - El Congreso de Estados Unidos regresará el lunes sin un acuerdo para evitar el “abismo fiscal” y sólo con unas pocas horas de tiempo legislativo programado para actuar en caso de que se materialice un acuerdo.

Las negociaciones que involucran al vicepresidente Joe Biden y el líder republicano del Senado, Mitch McConnell, parecían ofrecer la última esperanza para evitar alzas de impuestos y draconianos recortes en el presupuesto federal que se activarán al comienzo del Año Nuevo debido a una ley de reducción de déficit promulgada en agosto del 2011.

Una sacudida de los mercados financieros también podría empujar a las partes, como ha ocurrido ocasionalmente en el pasado.

“Creo que los inversores mostrarán su desagrado” por la falta de avance en Washington, dijo Mohannad Aama, director general de Beam Capital Management, una firma de asesoría de inversión en Nueva York.

Los puntos de desencuentro

Los líderes demócratas y republicanos en el Senado tenía la esperanza de despejar el camino para una acción rápida del domingo. Pero con ambas partes en pugna todavía en las negociaciones, el líder demócrata del Senado, Harry Reid, pospuso cualquier votación posible y el Senado levantó la sesión hasta el lunes.

El principal punto de fricción entre republicanos y demócratas es si extender las tasas impositivas existentes para todos, como buscan los republicanos, o simplemente para los que ganan menos de 250.000 a 400.000 dólares, como proponen los demócratas.

También en discusión están las demandas republicanas de mayores recortes en el gasto que los ofrecidos por el presidente Barack Obama.

Las esperanzas de un “gran acuerdo” de medidas de reducción del déficit desaparecieron semanas atrás cuando las conversaciones se estancaron.

Mientras que el Congreso tiene la capacidad de actuar con rapidez cuando está motivado, los líderes de la Cámara de Representantes y el Senado se han dejado poco tiempo para lo que podría ser un día de maniobras complicadas de procedimiento en caso de un acuerdo.

El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, ha insistido en que el Senado actúe primero, pero esta cámara no comienza sus operaciones legislativas hasta el mediodía del lunes.