Publicado el 31 de dic de 2012 3:49 pm |

  comentarios

Foto: AP Photo/Ed Reinke

(Ciudad de México, 31 de diciembre. Dpa).- El ex marchista mexicano Noé Hernández, ganador de medalla de plata en Sydney 2000, perdió la vista después de haber sido herido de bala el domingo durante un tiroteo en un bar y su estado de salud es “reservado”, según el parte médico difundido hoy.

“El parte médico nos deja un sabor muy amargo, amargo, porque de entrada ha perdido los glóbulos oculares, es decir, la vista”, dijo el presidente de la Asociación de Medallistas Olímpicos de México Daniel Aceves.

Aceves, quien sigue de cerca la evolución del Hernández en la Clínica de Neurotraumatología de la Colonia Bosque de Aragón, agregó que el ex andarín “está en un proceso de sedamiento” para ver cómo reacciona y sobre todo cómo se van manteniendo los signos vitales.

“El parte médico nos deja un sabor muy amargo, amargo, porque de entrada ha perdido los glóbulos oculares, es decir, la vista”

“El pronóstico es reservado”, agregó Aceves al dar a conocer el informe médico.

Hernández, de 34 años, recibió un disparo que le entró por el ojo derecho y salió por el lado izquierdo del cráneo. Seguirá internado en ese centro especializado.

“El Chivo”, como era conocido en el medio deportivo, fue subcampeón en Sydney en la prueba de marcha de 20 kilómetros y actualmente es secretario del Deporte del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en el Estado de México.

El ex atleta ganó la medalla de oro en el campeonato centroamericano de Bridgetown 1999 y terminó cuarto en la prueba de marcha de 20 kilómetros en el Mundial de París 2003.

Según la policía municipal, hombres armados irrumpieron en el bar “La Reina de los Reyes”, ubicado en el kilómetro 41 en la carretera México-Texcoco, en las primeras horas de este domingo y allí se produjo un tiroteo por causas no especificadas.

En el lugar del ataque dos personas más perdieron la vida y otra resultó herida.

El municipio de Los Reyes La Paz se localiza al oriente de Ciudad de México.

En enero de 2010 el futbolista paraguayo Salvador Cabañas, que jugaba en el club América de México, resultó gravemente herido de un disparo en la cabeza después de una discusión en el baño de un bar de Ciudad de México.