Publicado el 02 de ene de 2013 6:14 am |

  comentarios

Foto: AFP Photo/ Chris Kleponis

(WASHINGTON, 02 de enero. AFP) – El Congreso estadounidense adoptó el martes una ley para evitar el llamado abismo fiscal, que habría provocado subidas de impuestos y recortes de gasto público, una victoria para el presidente Barack Obama frente a los republicanos pero que sólo aplaza a dentro de unas semanas otros problemas importantes para la economía del país.

Video: AFP 02-01-13

El voto del Congreso fue recibido positivamente por las principales bolsas del mundo, que este miércoles comenzaron el año en fuerte alza. La bolsa de Hong Kong cerró ganando 2,89% y a la apertura Londres subía 1,28%, Fráncfort 1,01%, París 1,73% y Madrid 2,2%.

“Uno de las principales promesas de mi campaña fue cambiar el código de los impuestos, demasiado sesgado hacia los ricos a expensas de los trabajadores americanos de clase media”, dijo el presidente demócrata en una alocución en la Casa Blanca poco antes de las 23h30 (04h30 GMT del miércoles).

“Hemos cumplido la promesa gracias a los votos de los demócratas y de los republicanos en el Congreso”, añadió.

Apenas 20 minutos antes, hacia las 23h00 (04h00 GMT), la Cámara de Representantes, con mayoría republicana, aprobó un proyecto de ley que aumenta los impuestos para las familias con ingresos superiores a 450.000 dólares al año, un día después del voto favorable del Senado dominado por los demócratas.

Foto: AFP Photo/ Chris Kleponis

A pesar de su rechazo a cualquier tipo de aumento de impuestos, una parte de los republicanos aceptó votar a favor de la medida para evitar el llamado abismo fiscal, que habría provocado una subida generalizada de impuestos combinada con importantes recortes en el gasto público, en particular en el presupuesto de defensa.

Con 275 votos a favor y 167 en contra, la Cámara de Representantes puso así fin a dos semanas de enfrentamientos y negociaciones en Washington.

El martes, el Senado se había reunido en una noche de fin de año —por primera vez en los últimos 40 años— para aprobar el proyecto de ley por mayoría (89 contra a 8), gracias a un acuerdo entre el vicepresidente Joe Biden y el jefe de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell.

Advertencia sobre el techo de la deuda

En su alocución, Obama también advirtió a sus adversarios que no permitirá que se ponga en duda la necesidad de aumentar el techo de la deuda en el primer trimestre del año, una medida a la que se oponen los republicanos.

“Si el Congreso se niega a dar al gobierno de Estados Unidos la capacidad para pagar las facturas a tiempo, las consecuencias para la economía global serían catastróficas“, dijo el presidente. En 2011, el conflicto con los republicanos sobre el techo de la deuda había llevado a la agencia de calificación financiera Standard and Poor’s a rebajar la nota de Estados Unidos.

Obama, que había interrumpido un día después de Navidad sus vacaciones en su Hawai natal para volver a Washington y resolver esta nueva crisis con los republicanos, subió este miércoles al Air Force One para reunirse con su mujer y sus hijas en Honolulu.

Foto: AFP Photo/ Chris Kleponis

La resolución de la crisis del abismo fiscal llega a tiempo para evitar el pánico en los mercados, especialmente en Wall Street, que volverá a abrir este miércoles después de las vacaciones de Año Nuevo.

Una vez Barack Obama promulgue la nueva ley, el tipo impositivo para las familias con ingresos de más de 450.000 dólares al año pasará del 35% al 39,6%.

Pero todavía quedan cuestiones pendientes para la economía estadounidense, como las medidas de recorte del gasto público, aplazadas dos meses, y que provocaran probablemente un nuevo enfrentamiento entre la Casa Blanca y los republicanos.

Por el momento Obama ha conseguido, tan sólo dos meses después de su reelección a la cabeza de la primera potencia mundial, una victoria política con una ley que pone fin a las ventajas fiscales para los más ricos heredadas de la presidencia de su predecesor, el republicano George W. Bush.

Por Tangi Quemener