Publicado el 02 de ene de 2013 3:00 pm |

  comentarios

Foto: DPA

(Buenos Aires, 2 de enero. DPA) – El Rally Dakar celebrará su quinta edición consecutiva en América del Sur, con un nuevo recorrido de norte a sur. Cambiará la dirección, pero no los desafíos que más de 450 pilotos de 53 nacionalidades deberán afrontar con sus coches, cuatriciclos, camiones y motos a lo largo de 8.000 kilómetros.

Desiertos, dunas, montañas, valles, lechos de ríos, formaciones rocosas y cañones conformarán el paisaje de una competencia que, una vez más, pondrá a prueba la resistencia de los mejores pilotos en medio de temperaturas extremas.

Y lo hará casi desde su mismo comienzo el 5 de enero en Lima. Esta vez no habrá tiempo para la aclimatación, porque las duras condiciones del desierto peruano entrarán en acción en las primeras etapas.

Será la primera vez desde su llegada a Sudamérica que el rally más exigente del mundo tendrá su largada en Perú.

Será la primera vez desde su llegada a Sudamérica que el rally más exigente del mundo tendrá su largada en Perú. Un cambio que responde a la gradual pero constante transformación que la competencia viene afrontando desde el 2009, cuando dejó definitivamente el territorio africano ante las amenazas terroristas.

En aquel primer año, la prueba tuvo como epicentro a la Argentina, que albergó la salida y llegada en Buenos Aires y contó total o parcialmente con 12 de las 15 etapas. El paso por Chile, reducido en un principio, se fue extendiendo año a año y en 2010 su capital, Santiago, ya formaba parte del recorrido.

En 2012, el rally se amplió a Perú, contabilizando por primera vez a tres países en su recorrido sudamericano. En aquel año la partida ya no fue en Buenos Aires, sino 500 kilómetros más al sur, en la ciudad balnearia argentina de Mar del Plata.

La actual edición del rally continuará con su expansión por el continente y tendrá esta vez a Argentina como un actor secundario, ya que comenzará en la capital peruana y finalizará en Santiago de Chile el 20 de enero.

Como lo hizo en su momento en Argentina y Chile, la llegada del Dakar desató el entusiasmo en Perú. Según dijo a la prensa local el presidente de la Cámara Nacional de Turismo, Carlos Canales, la demanda hotelera en Lima “está al cien por ciento” y lo mismo ocurre en las sureñas ciudades de Ica, Arequipa y Tacna, por donde también pasarán los pilotos.

Aunque la prueba también tiene su habitual contracara. El Colegio de Arqueólogos de Chile denunció recientemente el “grave daño patrimonial” que implica el paso del Rally Dakar por la “destrucción de sitios arqueológicos” y criticó que el evento tenga a organismos públicos del país como auspiciantes.

El Colegio de Arqueólogos de Chile denunció recientemente el “grave daño patrimonial” que implica el paso del Rally Dakar.

Otro debate que promete reabrirse es el de la seguridad, tanto de pilotos como del público, ya que desde su llegada a Sudamérica el rally ha tenido que lamentar muertes cada año. La velocidad, una geografía hostil y la imprudencia de algunos espectadores pueden conformar en ocasiones una combinación demasiado riesgosa.

La prueba tendrá como gran favorito en motos al francés Cyril Despres, campeón defensor y cuatro veces ganador del rally. Más aún después de la baja de último momento de su máximo rival de los últimos años, el español Marc Coma, aún con molestias en el hombro izquierdo tras una caída en el rally de Marruecos.

“Con mi condición física actual, no puedo afrontar el Dakar al cien por ciento Pero es sólo un paréntesis. Marc Coma aún está y por un tiempo”, tranquilizó el español.

Otra ausencia significativa será la del argentino Alejandro Patronelli, campeón de las últimas dos ediciones en cuatriciclos. Pero sí estará su hermano Marcos, que buscará continuar con la dinastía familiar en la categoría.

“Me estoy preparando como siempre. Entrenando bastante para llegar de la mejor manera. Las expectativas no son otras que largar y después ir viendo qué pasa. No mucho más. En esta edición no tendré compañero de equipo. Correré solo con mi Yamaha“, dijo Marcos Patronelli, campeón en 2010 y subcampeón el año pasado.

“Está bien lo que hace Alejandro. No tenía ganas y necesitaba parar. Y ya ganó dos ediciones de Dakar. No tiene ganas de hacer semejante esfuerzo. Fue una determinación personal completamente entendible”, explicó la ausencia de su hermano.

En la modalidad de coches, el francés Stephane Peterhansel defenderá el título ante los tres ganadores anteriores: el multitalento qatarí Nasser Al Attiyah -medalla de bronce en tiro al plato en los Juegos de Londres-, el español Carlos Sainz y el sudafricano Giniel De Villiers. Y en camiones el holandés Gerard De Rooy buscará conformar la dominación de los Iveco.

Foto: DPA