Publicado el 03 de ene de 2013 9:23 pm |

  comentarios

(Sídney/Australia, 3 de enero. EFE).- Un juez australiano autorizó a una viuda a extraer el esperma de su marido, un día después de que éste se suicidara, para utilizarlo en futuros tratamientos de fertilización asistida, informan hoy medios locales.

La mujer, identificada como la señora C., y su marido intentaban concebir un hijo y habían comenzado un tratamiento de fertilización in vitro poco antes de que éste cometiera el suicidio, indica la agencia local AAP.

La viuda presentó un recurso de urgencia ante un tribunal del estado de Australia Occidental después de que el hospital donde se trasladó el cuerpo sin vida de su marido le negara la petición de extraer su esperma y almacenarlo para futuros tratamientos.

El juez James Edelman le dio la razón a la mujer al considerar que la Ley de Trasplantes y Tejidos Humanos permite que se acceda a este tipo de solicitudes formuladas por familiares de los fallecidos y precisa que en el caso de muertes por circunstancias sospechosas, la autorización debe ser dada por un forense.