Publicado el 07 de ene de 2013 6:38 pm |

  comentarios

(Caracas, 7 de enero. Noticias24) – El pasado 30 de diciembre, el caballo Sorky das Pont dejó de trotar y se puso a galopar durante una carrera. Por esa razón fue distanciado y descalificado. Tras el incidente uno de sus propietarios lo golpeó con dureza con una barra. El animal, sometido a la violencia de la paliza, intentó huir y en su esfuerzo se partió el cuello y falleció.

Los tres premios en disputa sumaban 500 euros, y algo más en apuestas de aficionados.

Los servicios de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil, anunciaron este lunes que detuvieron (y dejaron en libertad al acusado por un delito de maltrato animal) a uno de los dos propietarios del caballo, Eugenio, de 38 años como supuesto autor de un hecho delictivo. Sociedades de protección han reclamado una dura acción judicial y disciplinaria.

El imputado manifestó que el caballo no tuvo un “buen comportamiento” en la carrera, lo que provocó que se enfadara y lo sometiera a los golpes. En la investigación se ha exhumado el cadáver del caballo. Eugenio manifestó al Diario de Mallorca que “si pudiese pagaría por volver el tiempo atrás. Todos nos equivocamos, ¿o no?, y eso es lo que me sucedió a mí”.

En Baleares las carreras al trote enganchado, con cabriolet, son un deporte de tradición. Hay cinco hipódromos en las islas. Esta actividad, y el juego que genera, tiene mucho peso popular en Francia, Suecia, Estados Unidos, entre otros países.

El Colegio de Veterinarios de Baleares comunicó este lunes que cree “lamentables e inadmisibles los comportamientos violentos. Son incomprensibles, salvajes e irracionales”.

El animal fallecido a causa de la paliza, un macho de seis años, de padre americano y madre sueca, había conseguido 24 victorias en las 112 carreras que disputó. Sus dueños habían ganado cerca de 6.000 euros en premios. En su carrera compitió con once caballos.

Con información de elpais.com.