Publicado el 09 de ene de 2013 9:03 am |

  comentarios

Foto: STAN HONDA / AFP

(Washington, 9 de enero EFE) - El Gobierno de Estados Unidos elaborará una estrategia para contrarrestar las actividades de Irán en Latinoamérica y determinar sus posibles “implicaciones” para la seguridad de sus ciudadanos, informó el Departamento de Estado.

El presidente de EE UU , Barack Obama, firmó el pasado 28 de diciembre una ley impulsada por varios congresistas que pide que el Departamento de Estado elabore una estrategia para responder a la “creciente presencia y actividad hostil de Irán” en el continente, en el plazo de 180 días.

“Estamos en proceso de revisar la ley y sus requisitos. Desarrollaremos un plan de implementación que sea consistente con la ley y con nuestros objetivos de política exterior en la región”, indicó el Departamento de Estado en un comunicado enviado a Efe.

“Hemos construido alianzas ciudadanas extraordinariamente fuertes en la región”, agrega el comunicado. “Nuestra implementación de la nueva legislación se apoyará en esas alianzas y las fortalecerá”.

La ley exige que el Gobierno elabore un plan para resguardar las fronteras de EE UU con México y Canadá, para evitar que elementos iraníes entren al país

La presencia de Irán en el continente americano “es motivo de preocupación”, subrayó el Departamento de Estado.

“Irán ha desafiado continuamente la voluntad de la comunidad internacional y es un Estado patrocinador del terrorismo. Somos totalmente conscientes de que su presencia en el hemisferio podría tener implicaciones para nuestra seguridad y la de nuestros vecinos”, añadió.

La estrategia involucrará a varias instancias del Gobierno estadounidense, de acuerdo con los requisitos de la ley, que exige incluir en la misma al Departamento de Defensa, el del Tesoro, el de Seguridad Nacional, el de Justicia, el director nacional de Inteligencia y el alto representante para el Comercio Exterior.

La ley exige que el Gobierno elabore un plan para resguardar las fronteras de Estados Unidos con México y Canadá, para evitar que elementos iraníes entren en el país.

Además, pide un plan de acción para privar a Irán y sus aliados de sus fuentes de apoyo financiero y responder a los esfuerzos de personas y entidades extranjeras así como gobiernos de la región que puedan estar ayudando a Irán a evadir sanciones.

La estrategia también debe determinar cómo proteger los intereses y bienes de EE.UU. en el Hemisferio Occidental, incluyendo sus embajadas, consulados, negocios y organizaciones culturales.

La estrategia también debe determinar cómo proteger los intereses y bienes de EE UU

La ley proviene de una iniciativa presentada hace un año por el congresista republicano Jeff Duncan, y exige que el Gobierno describa detalladamente las actividades de Irán, su Guardia Revolucionaria, sus Fuerzas Quds o el grupo libanés Hizbulá.

La medida sostiene que Irán busca cooperar “con países latinoamericanos mediante la firma de acuerdos económicos y de seguridad para crear una red de relaciones diplomáticas y económicas con el fin de amortizar el golpe de las sanciones internacionales y oponerse a los esfuerzos de Occidente por restringir sus ambiciones”.

También hace referencia a informes de que agentes de inteligencia iraníes han estado implicados en actividades vinculadas a Hizbulá desde comienzos de la década de 1990, que “sugieren un apoyo directo del Gobierno iraní a las actividades de Hizbulá en el área fronteriza de Argentina, Brasil y Paraguay”.

Agrega que en la última década Irán ha “incrementado drásticamente” sus misiones diplomáticas en Venezuela, Bolivia, Nicaragua, Ecuador, Argentina, y Brasil.

Según el documento, Irán ha construido 17 centros culturales en América Latina y en la actualidad mantiene once embajadas, en comparación con seis en 2005.