Publicado el 09 de ene de 2013 6:57 pm |

  comentarios

Foto: REUTERS/Larry Downing

(Washington, 9 de enero. EFE).- El presidente estadounidense, Barack Obama, está decidido a actuar contra la violencia provocada por las armas de fuego a través de decretos ejecutivos, advirtió hoy su vicepresidente, Joseph Biden, en el inicio de una serie de consultas para tratar con diferentes sectores esta problemática.

En una de las primeras reuniones con víctimas, vendedores de armas y todo tipo de grupos relacionados con la tenencia de armas, Biden dejó claro ante los medios que “el presidente actuará” si fuera preciso a través de decretos.

“Hay acciones que el poder Ejecutivo puede emprender por vía de decretos, pero no hemos decidido todavía cuáles son, estamos estudiándolo”, añadió Biden.

“Hay acciones que el poder Ejecutivo puede emprender por vía de decretos, pero no hemos decidido todavía cuáles son, estamos estudiándolo”

Cada año, en Estados Unidos, unas 100.000 personas resultan heridas en ataques, accidentes o intentos de suicidio con armas de fuego, y casi 30.000 mueren en incidentes relacionados con esas armas.

Inmediatamente después de la matanza del pasado 14 de diciembre en una escuela de Newtown (Connecticut), donde murieron 28 personas, incluidos 20 niños, Obama encomendó a Biden la puesta en marcha de un grupo de trabajo que deberá presentar propuestas contra la violencia antes del 31 de enero.

En estudio están no sólo restricciones a la venta de cierto tipo de armamento, sino también medidas para mejorar la salud mental de la población, para reforzar la seguridad de los centros educativos y, en general, atajar la llamada “cultura de la violencia”.

“Estamos aquí hoy para encarar un problema que requiere acción”, subrayó hoy Biden en la apertura de una de las primeras reuniones del grupo, con asociaciones que abogan por un control más estricto de las armas de fuego y varias víctimas de la violencia.

El vicepresidente añadió que “también se requiere acción legislativa”.

Entre quienes concurrieron hoy a la reunión, “hay un consenso bastante amplio sobre tres o cuatro cosas que deberían hacerse en el área de seguridad de las armas”, comentó Biden, aunque no las detalló.

“Quiero dejar bien claro que no vamos a caer en la noción de que, a menos que podamos resolverlo todo, no haremos algo”

Mañana, los encuentros incluirán a la Asociación Nacional del Rifle que, con unos 4 millones de miembros, es la defensora más enérgica del derecho a la posesión y porte de armas de fuego, de acuerdo con una interpretación muy literal de la Segunda Enmienda de la Constitución, que consagra el derecho de cualquier ciudadano a portar armas.

También se han planificado reuniones con representantes de la industria cinematográfica y la televisión, y con los productores de videojuegos, para discutir la supuesta influencia de sus productos en la propagación de la violencia entre los jóvenes.

“Quiero dejar bien claro que no vamos a caer en la noción de que, a menos que podamos resolverlo todo, no haremos algo”, advirtió igualmente Biden.

La empresa WalMart, que no es sólo la mayor cadena de tiendas en el mundo sino que es la mayor vendedora de armas de fuego en Estados Unidos, confirmó hoy que ha solicitado participar en estas reuniones ordenadas por Obama.

Después del incidente en la escuela primaria Sandy Hook, de Newtown, WalMart retiró de su catálogo por internet el rifle semiautomático “Bushmaster”, la versión civil del arma militar AR-15.

El atacante en Newtown, el joven Adam Lanza, empleó un “Bushmaster” en su incursión, un arma que WalMart sigue vendiendo en sus tiendas.