Publicado el 10 de ene de 2013 10:14 am |

  comentarios

Foto:EFE/Maurizio Gambarini

(Berlín, 10 enero EFE).- El alcalde de Berlín, el socialdemócrata Klaus Wowereit, deberá afrontar una moción de censura, presentada hoy ante la cámara regional de la ciudad-estado, por los retrasos acumulados en la apertura del aeropuerto internacional de la capital alemana.

Las tres formaciones de la oposición -Verdes, Izquierda y los Piratas- presentaron hoy la moción, que será abordada en una sesión extraordinaria el próximo sábado.

Wowereit admitió el pasado lunes que el aeropuerto internacional Berlín-Brandeburgo no podrá inaugurarse el próximo octubre, lo que suma un nuevo aplazamiento en la entrada en funcionamiento de las instalaciones, que originariamente debía tener lugar en 2010.

El nuevo retraso se debe a problemas técnicos calificados de “dramáticos” por el equipo técnico, lo que supone un grave revés sobre la gestión de Wowereit, en tanto que presidente de su consejo de vigilancia.

La imagen del alcalde-gobernador, en el cargo desde 2001, está bajo mínimos, pero pese a todo no se estima que prospere el voto de censura puesto que, hasta ahora, cuenta con el respaldo de sus socios de coalición, la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Angela Merkel.

El portavoz gubernamental de la canciller, Steffen Seibert, expresó ayer el “malestar” de Merkel por la cuestión del aeropuerto, que además de pérdidas multimillonarias en las aerolíneas y locales comerciales que esperan poder operar desde ahí daña la imagen de la capital alemana.

Sin embargo, hasta ahora la CDU local berlinesa respalda al alcalde, quien defendió hoy mismo ante la cámara regional la solidez de su gran coalición.

Wowereit anunció el lunes, además del retraso, que dejará su puesto en el consejo de vigilancia de la sociedad gestora del aeropuerto, así como que le sucederá en el cargo su colega de Brandeburgo y correligionario, Matthias Platzeck.

El ministro de Finanzas de Merkel, Wolfgang Schäuble, pretende que el cargo no lo ocupe un político, sino un técnico, vista la caótica gestión de ese gran proyecto de la capital alemana.

Las obras del nuevo aeropuerto internacional se iniciaron en 2006 y originariamente estaba previsto que entrara en funcionamiento en 2010.

La fecha fue postergada, primero, a 2012, a lo que siguieron varios retrasos más por graves problemas técnicos, en especial en lo que concierne a los dispositivos de seguridad contra incendios.

El presupuesto de la obra se ha disparado, en ese tiempo, de cerca de 2.000 millones a unos 4.300 millones de euros.

Los retrasos han obligado a mantener en funcionamiento los dos viejos aeropuertos de la ciudad aún en activo -Tegel y Schönefeld-, bastante desfasados y al borde de su capacidad para absorber el tráfico aéreo a la capital alemana.