Publicado el 10 de ene de 2013 2:19 pm |

  comentarios

El eurodiputado español Willy Meyer es uno de los firmantes del documento en apoyo al gobierno de Chávez. Foto: AP

(Bruselas, 10 de enero. EFE).- Una veintena de diputados del grupo de Izquierda Unitaria del Parlamento Europeo (PE) pidieron hoy que se respete la “voluntad soberana del pueblo venezolano”, que respaldó la reelección de Hugo Chávez como presidente en los comicios del pasado 7 de octubre.

“Expresamos nuestra solidaridad con el pueblo venezolano y condenamos cualquier intento, ya sea interno o externo, de provocar una crisis constitucional que sería fundamentalmente contraria a la voluntad popular y a la soberanía venezolana”, señalaron los eurodiputados en una nota.

Los firmantes, entre los que se encuentra el eurodiputado español de Izquierda Unida Willy Meyer, muestran su preocupación ante las “maniobras de fuerzas políticas y sectores de la oposición al actual gobierno -en particular, sectores de extrema derecha- para crear un clima de inestabilidad política e institucional”.

Los diputados consideran que estos movimientos pretenden crear la sensación de “vacío de poder” y llamar a la “desobediencia civil”, aprovechando la ausencia de Chávez de la escena pública por su estado de salud, que le ha impedido acudir a la toma de posesión del cargo prevista para hoy.

Chávez, que hace un mes fue operado en Cuba por cuarta vez por el cáncer que le fue diagnosticado en 2011, no pudo viajar a Caracas para asumir el poder hoy, 10 de enero, tal y como establece la Constitución venezolana.

Los eurodiputados recordaron que el poder legislativo autorizó aplazar el trámite y que el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela dictaminó este miércoles que el acto no era necesario porque Chávez ya ejerce el poder, pese a las duras críticas de grupos opositores.

“Estas acciones pretenden aprovecharse de forma inhumana de la situación actual del presidente Chávez y no respetan la decisión del pueblo aprobada en las elecciones presidenciales de Venezuela”, aseguraron los firmantes.

Los diputados europeos consideraron que los opositores “tratan de afectar el orden constitucional del país, de cuestionar el reciente proceso electoral y de atacar la democracia y el buen funcionamiento de las instituciones” de Venezuela.