Publicado el 19 de ene de 2013 7:49 am |

  comentarios

Video: Euronews

(Caracas, 19 de enero. Euronews) – Washington se prepara para el nombramiento del presidente de Estados Unidos. La Constitución señala el 20 de enero como fecha de investidura. Al caer este año en domingo, Obama jurará su cargo dos veces: ese día en una pequeña ceremonia en el Capitolio y el lunes en una gran celebración. En total, desde el sábado, serán tres días de festejos.

El trabajo es intenso para que nada falle en la capital. Los organizadores se apresuran en dar instrucciones, también a los encargados de grabar en imágenes todo lo que ocurra.

Se prevé que asistan más de medio millón de personas, aunque con menos pompa y boato que en 2009 como consecuencia de la crisis.

Algunos pueden convertir el acto en un auténtico lujo. Alquilar la famosa suite Jefferson, a imitación del Despacho Oval, cuesta casi veinte mil euros. Eso sí, tiene una de las mejores vistas a la Avenida Pensylvania, que una el Capitolio con la Casa Blanca.

Y si, ademas de las banderas y los globos, hay quien quiere demostrar su patriotismo detrás de la barra de un bar, no hay el menor problema. En el legendario Round Robin Bar se puede brindar en honor al presidente con un cocktail especial que señala su lugar de nacimiento: el Blue Hawaiian.

En resumen, un pequeño paréntesis para que el país olvida durante tres días la difícil coyuntura.

“La investidura de Obama es la mayor celebración política del año, y probablemente de los próximos cuatro años, en un país que está esencialmente no tiene liquidez. Cuando la fiesta termine, la batalla de la deuda pública y los recortes del gasto producirán seguro una gran resaca”, concluye Stefan Grobe, corresponsal de Euronews.